La víspera

La víspera

146
0
Compartir
ARCHIVO

4-T  a la Chilanga.

 

En vísperas de los cien días de gestión de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum pardo, aumentaron los movimientos de los cuerpos de policías especializados en desactivar bombas por amenazas, de colocación en edificios inteligentes.

Para el Secretario de Seguridad Ciudadana, más allá de ser verdad o no, la obligación es desalojar al personal que ahí labora para llevar a cabo la revisión total del inmueble.

Son grupos bien organizados que buscan crear zozobra y miedo entre la población.

Recordó que en la periferia se encuentran al acecho células de anarquistas  que se han hecho visibles con la colocación de artefactos caseros en instituciones bancarias que no ha pasado a mayores.

Sin embargo, reconoció que en el caso de la Ciudad de México, las amenazas de bomba, vienen de personas bien organizadas que saben lo que buscan.

Los anarquistas son más bien sujetos activos en acciones sociales, sin acciones subversivas  que ponga en riesgo la vida de civiles.

Lo cierto es que el Secretario de Seguridad Ciudadana, toma en serio cada llamado de amenaza por bomba, porque no puede ser de otra manera.

Lo curioso es que los connatos de bomba se empezaron a registrar justo a pocos días de que se cumplieran los cien días de Gobierno de Claudia Sheinbaum Pardo. ¿Mano negra? Es pregunta.