¡Ley educativa!

50

En la Ciudad de México, unos dos millones de estudiantes de preescolar, primaria, secundaria y media superior cada año buscan un espacio en las aulas del sistema educativo, pero muchos de ellos y por diversos factores, se quedan en el intento.

Por eso, una Ley de Educación Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México, garantizaría el fortalecimiento de la investigación e innovación, mejorando las condiciones educativas de esos aspirantes, como lo dijo el diputado Víctor Hugo Lobo en el Congreso local.

Pero no basta con programas, como el de entrega de útiles escolares y de uniformes, como lo institucionalizaron las gestiones anteriores. Más garantía es una Ley Educativa local, la cual sería una política contundente de inclusión y equidad en la educación.

Durante el 2018, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) catalogó a la CDMX como la única entidad calificada con competitividad alta, incluyente y con excelentes resultados en materia educativa, de salud, en su desempeño económico y financiero, pero sobre todo con amplia capacidad para relacionarse con el resto del mundo. De ahí la necesidad de contar con un instrumento jurídico que respalde la formación, mediante un sistema educativo local incluyente.

Colocar a la Ciudad de México en  esos parámetros de reconocimiento internacional no es trabajo de 100 días, por el contrario, es un esfuerzo de décadas y congruencia con un proyecto, afirmó Lobo Román.

La Secretaría de Educación Ciencia Tecnología e Innovación requiere de un marco legal como la ley que hoy se presenta y que dota de manera específica  y articulada, las acciones institucionales que deberán ejecutarse por conducto de la dependencia.

La injusticia laboral llegó a Gustavo A. Madero. Más de 100 trabajadores de estructura y nómina 8 fueron a cobrar, pero les dijeron que no salió el pago pues la lista de los despidos salió de las oficinas de Francisco Chíguil. Lo peor es que se trata de trabajadores que se la rifan escarbando, podando, tapando fugas, y hasta barriendo, por un sueldo de 3 mil pesos quincenales.