G. Adolfo Infante tiene un hijo ¡boxeador!

G. Adolfo Infante tiene un hijo ¡boxeador!

3309
0
Compartir

Esta vez la noticia no es Gustavo Adolfo infante, periodista de espectáculos desde hace 32 años, sino El Loco Infante, su hijo de 16 años, que decidió empezar con un hobbie a los 15 que era el boxeo. Y digo era, porque el hobbie se convirtió en una afición al 100%, a tal punto que hace 2 semanas debutó como boxeador profesional peleando a 3 rounds de 3 minutos cada uno.

El Loco Infante, como se apoda, es un chico preparado, sumamente extrovertido, que habla inglés, cursa la preparatoria y ha sido mesero en el restaurante de su padrino, siguiendo las instrucciones de su papá, que desde el inicio de la adolescencia lo llevó por el camino del trabajo para curtirlo y esto le dio una madurez de la cual se ve y se siente muy seguro.

En la pelea estuvieron amigos de la escuela de El Loco, su mamá Vero, su hermana de igual nombre y su padre, que aparentaba mucha seguridad pero por dentro tenía emociones encontradas, de tal manera que arrancó la pelea, empezó el primer finteo de los protagonistas en el ring y Gustavo narraba el encuentro, pero le ganó la paternidad y decidió terminar la narrativa en un solo round porque pudo más el sentimiento que la profesión de conductor.

Luego de 3 rounds, muy emocionantes para la familia, estresantes para la mamá y pujantes para El Loco Infante, se terminó el encuentro esperando la decisión de los jueces, que dictaron por unanimidad el ganador de la esquina roja, que era nada menos que El Loco Infante.

Tanto Gustavo Jr. como Gustavo padre no podrían asegurar que la afición al boxeo se pueda convertir en oficio, por lo tanto el tiempo va a ser el que nos diga cuál es el futuro del apasionado al boxeo apodado El Loco Infante, que lo vimos en videos previos a la pelea que subió su padre a internet, entrenando, corriendo hora y media diaria, pegándole a la pera y al costal con gran dominio y recibiendo instrucciones de su entrenador.

Felicitaciones a la familia Infante, porque el triunfo no está en que haya ganado, sino que se lo propuso y lo hizo, y un ser humano, en este caso él, que las idea las lleva a la acción, como dijera Machado, hace camino al andar.