Descubre Morena gasto excesivo en automóviles de la ALDF

Descubre Morena gasto excesivo en automóviles de la ALDF

241
0
Compartir
(Foto Internet)

Ciudad de México.- Durante la legislatura pasada, en la abundancia del presupuesto de la extinta ALDF, el grupo mayoritario del PRD encabezado por Leonel Luna y su lugarteniente Mauricio (el tomate) Toledo, adquirieron a cargo de la VII Legislatura de la Asamblea 36 vehículos nuevos, aún en contra de la petición de la cúpula perredista por mantener una política de austeridad.

Directores de área, amigos cercanos a la Comisión de Gobierno y colaboradores del grupo que gobernaba la ALDF estrenaron los vehículos que hoy el nuevo coordinador Ricardo Ruiz no sabe qué hacer.

El morenista pensó de manera errónea donarlos a algunas alcaldías, pero le advirtieron que legalmente era imposible pues los recursos públicos, ya sea en efectivo o especie, no pueden ser objeto de donación. Tampoco puede usarlos por aquello de la austeridad republicana.

El legislador local Ricardo Ruiz se encuentra en una encrucijada, pues los 36 vehículos le siguen generando gastos de mantenimiento, estacionamiento y tampoco les ha podido dar un uso.

El coordinador de Morena les propuso a sus pares del Congreso distribuirlos entre los diferentes grupos parlamentarios, pero ninguno de los partidos aceptó la atención, por lo que Ricardo Ruiz los tiene parados, sin uso e imposibilitado para definir el destino de dichas unidades.

Al consultar a los coordinadores de los otros grupos parlamentarios, coincidieron en que se trata de una ‘trampa’ por parte del grupo mayoritario para adjudicarles los automóviles y luego ser exhibidos de manera mediática.

Las 36 unidades son de diferentes modelos y distintos precios, pero prácticamente todas cuentan con poco kilometraje, pues se utilizaban sólo para asuntos personales. El caso es que hasta el momento nadie quiere aceptar la herencia que dejó Leonel Luna y Mauricio Toledo, junto con el panista Jorge Romero.

El Congreso de la Ciudad de México ha encontrado una serie de irregularidades que heredó de la ALDF, como un gasto excesivo en el pago de ‘asesores’, quienes ganaban hasta 80 mil pesos mensuales.

Además, no hay claridad en el manejo de los recursos que asignaron al Canal de Televisión del Congreso, por lo que también no han podido definir lo que serán las transmisiones de dicho medio de difusión.