¿Y tú? ¿Eres fácil de tratar?

¿Y tú? ¿Eres fácil de tratar?

6071
0
Compartir
Raquel Bigorra

Es difícil estar con uno mismo, más difícil aún vivir con alguien más. Se hace mucho más fácil el “estar”, cuando eres una persona fácil que cae bien y vive contenta por ser quien es. Yo te pregunto hoy en El manual, ¿eres fácil de tratar?

Las personas de fácil trato y dignas de estar cerca de ellas, saben que cometen errores pero no se laceran un mes ni se dan latigazos en la espalda porque metió la meta, o no hizo las cosas de mejor forma. Aprende de las derrotas y los fracasos no son más que un peldaño para alcanzar sus metas. No anda de chismosa criticando a otras personas. Le ve el lado positivo a las cosas. Comparte, contagia, apoya, ayuda. Suma en lugar de restar.

Se pone lo que le gusta y no anda queriendo impresionar a nadie comprando cosas que después no puede pagar. Sabe que su personalidad vale y conquista más que cualquier bolsa de aparador carísima. Es auténtica porque no está en su meta fingir para complacer. Es quien es y punto.

No se derrumba fácilmente. Es probable que no sepa cómo va a enfrentar una dura batalla o nuevo reto, pero lo hace. No se queja ni se hace la víctima, simplemente sale adelante. No esconde sus sentimientos ni emociones. Llora cuando está triste. Ríe si está feliz. Sabe ponerle nombre a lo que siente y lidia con sus emociones de manera natural. Cero dramas.

Agradece por lo que tiene y está dispuesta a pasar tiempo con los que ama. Está abierta a escuchar y aprender de otras personas y experiencias.

No digo que sean personas perfectas, pero las personas que viven trabajando en ellas mismas para poner en práctica todos estos hábitos saludables, son lo máximo. Atraen a la gente como imanes. ¿No te gustaría que te viera tu pareja así? Como una persona fácil de tratar en lugar de predisponerlo antes de darte los buenos días o las buenas noches pensando: “A ver de qué humor está hoy”.

Trabaja en ti, en tu autoestima, en generar cosas positivas para ti y tu pareja. Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.