Política universitaria II

89
Foto propiedad de DGCS UNAM

Como lo escribí en la columna del pasado 27 de enero, el día de hoy durante la realización de la primera sesión plenaria del Consejo Universitario de la UNAM en el 2019, el rector Enrique Graue Wiechers lo confirmó, se capacitarán a los trabajadores de vigilancia de dicha institución de educación superior.

Sostuvo el rector de esta máxima casa de estudios que se han llevado a cabo pláticas con trabajadores sindicalizados de la UNAM con la finalidad de buscar la capacitación del personal de seguridad; esto ante la permanencia de la delincuencia en los centros de enseñanza superior.

Tan sólo la semana pasada –la madrugada del 5 de febrero– se registró la privación de la libertad por tres horas de alumnos y trabajadores del Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Producción Ovina (CEIEPO) de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ), ubicado en el municipio morelense de Huitzilac, con la finalidad de robar animales. La impunidad permanece en este caso, pues no han informado sobre la detención de los cuatro presuntos responsables.

Desde el mes de septiembre, cuando ocurrió la represión porríl, estudiantes de la FMVZ aprovecharon para exigir en su pliego petitorio, “que la COEPA (Coordinación de Enseñanza Práctica) promueva la protección de información personal, el establecimiento de medidas de prevención y reacción ante emergencias”, lo cual, evidentemente no ha sido bien atendido por las autoridades universitarias.

También, en el pliego petitorio entregado el 25 de septiembre del 2018 a la dirección de la FMVZ, denunciaron y exigieron que la UNAM actuara de forma debida en la atención del caso de estudiantes y académicos “afectados por el secuestro virtual perpetrado durante la práctica de desarrollo rural, en el estado de Jalisco”.

Ante esto, el rector se limitó a declarar que han establecido contacto con autoridades de la Ciudad de México, del Estado de Morelos y el Estado de México. Omitió el caso ocurrido hace más de 7 meses en el estado tapatío.

Sobre el mismo tenor de la seguridad, el rector expresó que van 39 personas expulsadas por el ataque porríl del 3 de septiembre. Hay que recordarle que no va ningún funcionario –ni público, ni de la UNAM– sancionado de manera tajante por estas actividades, que como lo aseguró la misma Jefa de gobierno (electa en aquel entonces) Claudia Sheinbaum, son auspiciadas por las autoridades.

Y respecto a los casos de violencia de género, que los machos primitivos de la UNAM, tanto alumnos, profesores, trabajadores y altos funcionarios, pongan sus barbas a remojar… Se buscará integrar sanciones verdaderas al nuevo protocolo.

Por el momento, genere sus propias conclusiones…