En $724 rentan los quioscos

48

No están dentro de los espacios que deben de ser cobrados, el Gobierno de Layda Sansores lo hace de manera ilegal

Ian Soriano

De acuerdo con personal que administró hasta hace un mes las áreas recuperadas de la alcaldía Álvaro Obregón, con la coordinación del fomento a la Cultura y Deportes de la actual encargada Maricela Silva Andraca, el Gobierno de Layda Sansores quiere hacer su “cochinito” de manera ilegal, porque “estos quioscos no están dentro de los espacios que deben de ser cobrados”.

Tan solo por utilizar un quiosco para un evento, la alcaldía cobra 724 pesos a los usuarios “cuando antes no se cobraba, solo se programaban los eventos y se prestaban; el argumento que ellos (los nuevos administradores) tienen es para hacerse de recursos”.

Lo que no comprenden los colonos, los exempleados ni los propios trabajadores es por qué además de realizar este tipo de cobros inexplicables, la alcaldía deja en el abandono estos espacios en vez de invertir en ellos, como es el caso del Foro del Olivar, con una capacidad para mil 200 espectadores.

En un recorrido de este medio por las instalaciones, se comprobó el abandono de los juegos infantiles, mobiliario, letreros y reglamentos arrumbados, además del olor a orines que contamina la entrada del foro y se esparce al área de bancas y quioscos destinados para convivencias familiares.

De acuerdo con personal de Nómina 8 despedido por Sansores, las actividades culturales como conciertos de música y obras de teatro ya no son contratadas, solo han utilizado el espacio para funciones de lucha libre con venta de cerveza.

El espacio de áreas verdes y parques que hace seis años era el “bar grande” de la entonces delegación Álvaro Obregón, con el Gobierno de Sansores San Román, es un sitio que luce cada día más descuidado y los vecinos temen que se convierta nuevamente en una zona de alta criminalidad.

MÁS SUICIDIOS

Álvaro Obregón es la alcaldía con más alto índice de suicidios juveniles

UN MUERTO

A raíz de las funciones de lucha libre ya hubo un joven muerto el pasado 8 de diciembre