Capital maldito

50
FOTO: LUIS CARBAYO /CUARTOSCURO.COM
Rafael Loret de MOLA

Sin meternos en camisa de once varas y de acuerdo a las opiniones de 447 catedráticos recogidas en el diario La Jornada, la economía del narcotráfico deja una derrama de 600 mil millones de pesos al año, esto es aproximadamente 34 mil millones de dólares, el doble de lo que genera la compraventa de medicinas en un país permanentemente enfermo por las condiciones naturales extremas: no tenemos calefacción ni aire acondicionado, entre la mayoría claro, para aislarnos de las temperaturas a la interperie, esto es al aire libre.
Por otra parte las redes de huachicol, cada día se descubren más tomas clandestinas en un combate que parece interminable, producen ganancias de mucho más de los 62 mil millones de pesos calculados por la oficialidad –digamos un diez por ciento de los movimientos subterráneos del tráfico de drogas–, en una fuga de capitales imparable que, por supuesto, representan el numen de la depauperación nacional a cambio de las riquezas inmensas de los funcionarios de cuello blanco y sus cómplices de los palacios de los palacios para quienes los cambios políticos son solamente cosquillas destinadas a despejar y desarrollar sus mayores ambiciones. ¿Cuánto dinero esperan reunir, este año y lo siguientes, por debajo del agua?
El caso es que, de manera sorpresiva, el presidente López Obrador, casi al finalizar enero, declaró que la guerra contra el narcotráfico había terminado ya y que, además, no era su papel “andar persiguiendo a los narcos” considerados delincuentes de altos vuelos y sometidos a las mayores coerciones del código penal, incluso la extradición controversial porque los envían a los Estados Unidos sin haber purgado sus penas en su país o ni siquiera haber concluido cada debido proceso.
Eso sí: de la derrama económica producida por el narcotráfico no queda un centavo para el erario público y solo reciben utilidades los miembros de la clase política, todos los partidos incluidos, que son “claves” para limitar las acciones bélicas contra ellos; y, desde ahora, más se beneficiarán con el armisticio unilateral del presidente que niega una guerra que, el mismo día, se recrudeció en Matamoros, en sus calles, contra el Cártel del Golfo y privilegiar así a los llamados “Zetas” sus grandes rivales en disputa por las plazas de Tamaulipas con el visto bueno del panista delincuente Francisco García Cabeza de Vaca, el gobernador.