Aquí ganan todos

13

Boston, Massachusetts.– Boston y el área de Foxborough, que es en donde se encuentran avecindados unos tales Pats, dos ciudades que en conjunto engrosan al estado de Massachusetts, han tenido sin lugar a dudas un año deportivo de ensueño, y si no que les pegunten a los aficionados de los Red Sox, escuadra que conforma la Major League Baseball (MLB), o a los seguidores del Campeón del Super Bowl LIII, los New England Patriots, que apenas el último domingo dieron cuenta en un juego cerradísimo de Los Angeles Rams.

Hace algunos meses esta zona celebraba el campeonato de los Medias Rojas en la Serie Mundial, pues de manera clara, como representantes de la Liga Americana , pasaron por encima de Los Angeles Dodgers, que llegaban por segunda campaña consecutiva al Clásico de Otoño, y lo que son las cosas, ambas Finales las disputaron los representantes de las mismas sedes y, para redondear más aquello de las casualidades, con desenlaces y resultados idénticos.

Y hoy, después de toda la parafernalia que provocó uno de los históricos del beisbol mundial, les toco presumir su trofeo Vince Lombardi a los ya legendarios Patriotas, quienes se ubican en el selecto grupo de los más ganadores de la Liga.

La escuadra de Nueva Inglaterra comenzó su desfile triunfal enel Hynes Convention Center para después dirigirse a Boylston Street, Tremont Street y finalmente a Cambridge Street.

Como una tradición de la región, los jugadores se subieron a los botes anfibios (duckboats).

 

Y, a lo largo del trayecto, que de acuerdo con medios locales reunió a más de un millón de personas, pusieron canciones que suelen sonar en el Gillette Stadium, como algunas de Ozzy Osbourne, All we do is win, This is how we do it, entre otras.

Durante la verbena, el otro personaje malquerido de la organización, Robert Kraft, el dueño, quien presumió uno de los trofeos y un collar que decía Championships, en todo momento se dirigió a los aficionados con palabras de agradecimiento.

Bill Belichick, con una pinta más discreta y con su típica sudadera con las mangas recortadas, se limitaba a saludar, pues el entrenador en jefe les dio paso a sus muchachos como los verdaderos protagonistas del juego.

Tom Brady, luciendo una playera negra de su marca personal con el ‘6’ en rojo, haciendo alusión a la cantidad de anillos que ahora posee, número que lo convierte en el jugador con más campeonatos de Súper Tazón superando a Charles Haley, fue el que por supuesto se robó la atención, junto a sus dos mejores aliados: Julian Edelman y Rob Gronkowski.