¡Repartición!

¡Repartición!

759
0
Compartir
Twitter: @Congreso_CdMex

¡Los ojos de la capital!

HHR

 

Quien ahora sí decidió llegar a Donceles y Allende –el jueves dejó plantados a los 77 trabajadores despedidos-, fue el diputado del PT-Morena, Jesús Martín del Campo, presidente de la Mesa Directiva del Congreso de la Ciudad de México, quien muy sonriente salió de las instalaciones legislativas a repartir abrazos, besos y algo más.

Rápido en su andar, pero no sin antes saludar a sus seguidores, el presidente de la Mesa Directiva extendió su mano amiga. El abrazo se hizo presente y una sonrisa no podía faltar. Poca gente, pero verdaderos compañeros de lucha a quienes antes de soltar la mano les entregó una ayuda.

Pero eso sí, la ayuda para los 77 trabajadores despedidos en el Congreso no está garantizada, pues ni el propio presidente de la Mesa Directiva asumió su papel para que por lo menos no dejara plantados a sus compañeros integrantes de la Comisión de Asuntos Laborales, Trabajo y Previsión Social.

El que anda muy desinteresado por lo que pasa en Tláhuac, es el exjefe delegacional, Rigoberto Salgado, pues uno de los temas pendientes desde septiembre del 2017 fue la reconstrucción del mercado de Zapotitlán, cerca de La Conchita, donde 70 locatarios siguen esperando la reconstrucción de su espacio, pues resultó seriamente dañado con los sismos. Pero al ahora diputado, el tema ‘no es de su interés’, más bien le toca a su compañero de tribu, Raymundo Martínez Vite.

Pero ha pasado más de un año y los locatarios ya se multiplicaron en más de 80 ambulantes alrededor del mercado, quienes también quieren un espacio ahora que los van a reubicar y les construirán un nuevo centro de abasto. Pero no hay fecha, porque andan volando diez melones de pesos, pues originalmente se le había asignado a la obra 20 millones, pero sólo encontraron la mitad. La pugna entre Vite y Salgado, es evidente. El primero busca borrar cualquier indicio de su predecesor, y el segundo intenta afanosamente desacreditar la gestión de su compañero. La meta es recuperar Tláhuac.

La que de plano se voló la barda, fue la presidenta de la Comisión de Seguridad Ciudadana, Lety Varela, quien dijo que se debe entregar un estímulo económico a los policías que recibirán la “Medalla al Mérito Policíaco”, aunque a sus dos escoltas que trae con ella los ocupe todo el día y no les pague nada de su bolsa ¿Gucci?