Conciencia tranquila

Conciencia tranquila

600
0
Compartir

Ciudad de México.– La salida intempestiva de Iván Marcone del Cruz Azul provocó que la institución cementera buscara a su substituto, y el elegido en este caso, fue el portugués Stephen Eustaquio, quien llegó a mediados del presente mes y no ha tenido minutos de acción en Liga y apenas debutó en Copa con La Máquina.

Sobre la contratación del jugador de 22 años, compatriota de Pedro Caixinha, técnico cementero, éste descartó tener injerencia directa.

“En esta casa, el presidente (Guillermo Álvarez), su hijo Robin, un servidor y Ricardo Peláez tomamos las decisiones”, aseveró El Forcado, en conferencia de prensa, en la que además, no aseguró que suceda lo mismo en otros casos.

“Todavía hay muchas asociaciones en el futbol y muchas asociaciones que se generan entre periodistas, entre representantes, entre entrenadores de futbol, que de alguna manera quieren seguir haciendo una presión en lo que puedan.

“Son evidentes las relaciones que existen, pero nosotros hacemos nuestro trabajo y parte de nuestro trabajo es elegir a los jugadores para la plantilla”, dijo el estratega lusitano, quien asegura tener la conciencia tranquila.

“Yo te digo esto porque tengo las manos totalmente limpias, porque mi tejado es de vidrio, porque lo que he logrado, y voy a seguir logrando en mi vida, es fruto nada más de mi trabajo y de servir a las instituciones, no debo nada a nadie y cuando uno no debe, no teme, y por eso digo las cosas tan claras”, comentó el entrenador, quien incluso aclaró que la directiva fue la que estuvo de acuerdo con la contratación y que se encuentran satisfechos con la misma.

“Estamos muy contentos con la elección que se hizo en relación a la llegada de Stephen”.

CAMBIOS

En temas futbolísticos, el europeo reveló que en ningún momento sintió presión por el mal comienzo del equipo en el semestre, prueba de ello son las dos victorias consecutivas que tiene, en Liga contra Tigres y en Copa ante Alebrijes.

“Nunca me miraron preocupado cuando en los primeros tres partidos no ganamos y hablamos más sobre el cambio en el proceso. Yo no tenía ningún problema en correr riesgos, en cambiar dinámicas.

“Ni en ese momento éramos los peores ni ahora que llevamos dos victorias consecutivas somos los mejores”, señaló. Respecto a esos cambios, el timonel celeste indicó que su equipo debe comportarse de una manera distinta a lo que fue en el certamen anterior, y el trabajo durante el transcurso de las jornadas será fundamental.

“Queremos un Cruz Azul exitoso en la Fase regular, para después jugar como un club ganador en la Liguilla”.