Como el ave fénix

144

Ciudad de México.– Zudikey Rodríguez es una atleta acostumbrada a los grandes retos, incluso a los autoimpuestos, como lo revela en entrevista con Grupo Cantón, pues de competir en los 400 metros planos, su sed de desafíos la impulsó a buscar otros horizontes.

“Me llamaban mucho la atención las vallas, de hecho, cuando era atleta juvenil, corrí 80 metros con vallas, siempre me ha gustado correr a máxima velocidad e ir saltando, entonces quise también agregarle algo más, no nada más el hecho de ir corriendo, sino que también quería algo más de adrenalina y es por eso que decido probar suerte en los 400 metros con vallas.

“Comencé a entrenar, y me encantó pasar cada valla, el hecho de despegarme del piso, sentía cómo me suspendía en el aire, era como volar, era bastante adrenalina para mí, así que decidí probar suerte. En la primera competencia que tuve, que fue un nacional en 2010, me fue bastante bien, rompí récord mexicano y empecé a clasificar a eventos internacionales”, señala la atleta, quien apuntaba a ser la ganadora en la rama femenil en la presente edición del Exatlón, del cual tuvo que salir por una fuerte lesión.

“Tuve una fractura en el peroné, me operaron y pusieron seis tornillos, estoy recuperándome favorablemente, tengo muchas ganas de continuar mi carrera deportiva. No pude concluir Exatlón, pero estoy muy contenta por toda la aventura que vivimos ahí, pude demostrar muchas cosas, quitarme muchos miedos, fue una gran experiencia”, sentencia Rodríguez Núñez, quien descarta algún tipo de frustración por no erigirse como la ganadora.

“En un momento sí pensé: ‘por qué pasé ese circuito tan rápido, por qué no me detuve, por qué no fui precavida’, pero por algo pasan las cosas.

“En cada circuito, cada competencia lo dejé todo. Si me entristece no poderme haber demostrado que podía llegar a la Final, sabía que tenía muchas posibilidades, estaba tan segura que lo podía hacer, pero bueno las cosas salieron así, una lesión me impidió llegar, pero logré muchos récords, gané muchas medallas, pude destrozar circuitos y no me quedé con ganas de nada”, refiere.

RETORNO

Y así como libra las vallas en las pistas, este inconveniente físico, también confía en superarlo la velocista nacida en el Estado de México para conseguir llegar a sus segundos Juegos Olímpicos.

“Los doctores dicen que en tres semanas no puedo apoyar el pie para que los tornillos se adapten a mi hueso, en un mes empiezo con la rehabilitación para comenzar a caminar, y en tres meses estaré corriendo.

“Depende de cómo vaya mejorando la lesión, yo creo que se podrían alcanzar a salvar los Juegos Panamericanos, en dado caso de que no, también tengo el Mundial de Atletismo (en Doha, Catar) que es en octubre, y en eso también nos enfocaremos este año”, asevera Zudi, quien ya participó en Beijing 2008, pero como parte del equipo nacional de relevos cuatro por 400 metros planos.

“Quiero estar en Tokio 2020, serían mis segundos Juegos Olímpicos, así que no descansaré para recuperarme, creo que esto me va a fortalecer demasiado.

“Así me ha pasado en muchas ocasiones, algún dolor, lesión, y eso ha sido motivo para que salga adelante, y no será la excepción. Voy a salir muy fuerte de todo esto, porque siempre que me pasa algo, sé que tengo que entrenar más y en esta ocasión voy a entrenar el doble o el triple, lo que sea necesario para mis sueños”.