Algarabía azulcrema en el ring

Algarabía azulcrema en el ring

105
0
Compartir
Salvador Trejo

Quedó demostrado que el futbol es el deporte número uno en México, seguido de la lucha libre, tal vez por ello lo que se vivió el pasado fin de semana en la Arena México fue muy especial, pues llegó de manera inesperada a disfrutar de la función de Viernes Espectacular, Miguel El Piojo Herrera, quien arrancó más gritos, porras y mentadas de madre, que el mismísimo Rush, quien esa noche se enfrentó en mano a mano con Euforia y lo mandó al hospital.

La presencia del Piojo no fue la de simple espectador, pues además de dejarse apapachar por la mayoría del respetable, se dejó ir a los vestidores para tomarse fotos con El Toro Blanco, La Bestia del Ring, Niebla Roja, Diamante Azul, Shocker y Valiente, a los que les externó su admiración y hasta bromeó de que él era rudo, pero en la cancha de futbol. El técnico azulcrema prometió volver con parte de su plantilla, pues ya se dio cuenta que el deporte de los costalazos es un buen remedio para tirar el estrés.

En esa misma función me llamó poderosamente la atención la rivalidad que iniciaron Gilbert El Boricua (El Mesías) y Diamante Azul; la llegada del puertorriqueño, sin duda, le dará un ingrediente extra a las funciones del CMLL, que por cierto se durmió en su laureles, pues empresas del ramo independiente como Fusión, la cual presenta sus funciones en la Arena Neza, le comió el mandado al armar el triangular entre Penta 0M, L.A. Park y Rush, cuando la empresa seria y estable tuvo mucho tiempo para hacerlo, pero a sus programadores de repente se les van las cabras.

Ya por último les cuento que terminó la Fantasticamanía en Japón, y los que regresaron como grandes triunfadores fueron Místico y Dragon Lee, quienes se proclamaron Campeones del Torneo de Familias, lo que demuestra el gran momento por el que atraviesan todos los integrantes de la familia Muñoz, pues Rush también dio otra gran sorpresa al enrolarse con una empresa extranjera, lo cual les contaré en una nota aparte. Nos leemos luego.