Mujeres fuertes falta(ba)n en el cine

152

Por: Alejandra Durán

A propósito de… el reciente éxito de la actriz mexicana Yalitza Aparicio y en esa búsqueda de mujeres en el cine mexicano e internacional, está La Violación película que empodera la figura de la mujer ante el ir y venir de la vida cotidiana, pero también ante situaciones de opresión.

La violación es el tercer largometraje de la directora francesa Juliette Chenais de Busscher, a lo largo de 88 minutos nos relata la historia de un par de amigas, mujeres que ejercen libertad sobre su sexualidad y  aspectos cotidianos de la vida, sin embargo, en algunos momentos esa libertad se verá violada, a pesar de los acontecimientos serán y se asumirán como mujeres fuertes y no como víctimas.

Gabrielle (Clémence Laboureau) y Tamara (Flore Abrahams) protagonistas de la cinta, viajan con mochila al hombro por Francia y Europa, a través de su recorrido se van a encontrar envueltas en distintos ambientes que son controlados por hombres, este par de mujeres estudiarán las maneras de violar a los hombres, ejerciendo poder sobre algunos y en ocasiones ellas serán las violentadas.

Película que para aligerar la realidad es filmada en blanco y negro, recurre a elementos cinematográficos poco comunes, por ejemplo el bellísimo diálogo que las actrices tienen con la cámara y la cámara con el espectador; articulando aquellos insultos que categorizan a la mujer de acuerdo a las actitudes, ropa, apariencia física, etcétera.

La pantalla nos muestra situaciones en las que la mujer se elevará hasta el grado máximo de control sobre su sexualidad (decidiendo en dónde, cómo, cuándo, con quién tendrán relaciones sexuales) y  solo sobre ello, porque Tamara entrará en el juego del amor romántico esperando  que aquel hombre la proteja, cuide y tenga ojos solo para ella, Gabrielle se reusará a esa manera del amor romántico pero espera poder gustarle al otro (hombre).

¿Hasta qué punto ese ejercicio de la libertad permite no agredir al otro? Pues hay momentos en que el hombre también es humillado, desvalorado y violentado. El cambio de rol que se representa cuando Gabrielle y Tamara llegan a un departamento prestado, habitado por un joven que no conocen y se apropian del espacio despojando al joven de la cama, comida, libros e incluso burlándose de su inactiva vida sexual.

Tamara y Gabrielle se parecen a simple vista, pero cuando se les conoce hay personalidades muy diferentes, y que en ese viaje se conocerán en su individualidad como mujeres, pero se fortalecerá su amistad en un crudo final.

La violación es una cinta que critica el sistema patriarcal y antepone la fortaleza de la mujer. No te la pierdas en la Cineteca Nacional todavía en cartelera esta semana.