Omar Fayad, gobernador de Hidalgo informó la cifra oficial de muertos

139

Tlahuelilpan, Hidalgo. El gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, informó esta mañana que la cifra de muertos tras la explosión de una toma clandestina de combustible en el municipio de Tlahuelilpan, ascendió a 66.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, el mandatario estatal detalló que el incidente también dejó 76 personas heridas.

Asimismo, indicó que debido a estos “trágicos hechos, muchas personas han perdido la vida”, por lo que los heridos son atendidos en hospitales de la Ciudad de México, Tula, Actopan y Cinta Larga.

Fayad explicó que la información será publicada en la página de internet del gobierno del estado y agradeció el apoyo de los estados vecinos y autoridades federales.

Explicó que alrededor de las 16:20 h, Pemex anunció a las autoridades competentes de una perforación ilegal de un ducto, y fuerzas armadas acudieron. Después de las 17:00 h se posesionaron en el lugar e intentaron replegar a las personas en la toma

La gente se negó a replegarse y a las 18:50 h se reportó la explosión, tras lo cual “la toma estaba ardiendo y las llamas estaban consumiendo todo lo que había alrededor”

Por su parte, Octavio Romero, director de Pemex, señaló que el ducto Tuxpan-Tula estaba suspendido desde el 23 de diciembre y “en proceso de empaque” para reanudar operaciones.

“Este ducto transporta 70 mil barriles diarios, y es importante porque surte a la refinería de Tula, y desde ahí se envía producto a Salamanca, la cual, a su vez, envía producto a Guadalajara, Morelia y León”, detalló.

Agregó que este viernes “se estaba empacando con gasolina premium y con un componente de fabricación del combustible”.

En su turno, el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, dijo que la gente estaba empapada de combustible, pues 600 personas habrían estado recolectando el combustible ayer en Tlalhuelilpan.

Detalló que en el Hospital Central Militar se atendió a heridos por quemaduras, por lo que más de 400 elementos de la Sedena se suman a la zona afectada.

Mientras tanto, Alejandro Gertz, fiscal general, señaló que se trabaja con autoridades de Hidalgo para investigar lo sucedido.

Indicó que el robo de combustibles es un delito grave que se castiga con penas de hasta 30 años.

Durante su participación, el presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró el apoyo y la solidaridad del gobierno federal a los familiares de las víctimas por la explosión y subrayó que la máxima prioridad es salvar vidas y atender a los heridos.

“Duele mucho que estas prácticas se hayan arraigado”, aseguró.

Añadió que pese a esto, se tiene que seguir con el plan para acabar con el robo de combustible. “No vamos a detenernos”, dijo.

Asimismo, López Obrador hizo un llamado a la población para que dejen estas actividades.

Afirmó que la operación del Ejército fue correcta y oportuna, por lo que van a  continuar con el plan para erradicar esta problemática.