Hospitales de la CDMX, carecen de lo elemental; usuarios y trabajadores

187

CIUDAD DE MÉXICO.– Negligencia, mala atención, falta de higiene, medicinas, equipo médico y toma de decisiones erróneas para operar sin consultar a los familiares en la red de hospitales del Gobierno de la Ciudad de México, provocó que la administración pasada dejara un registro de más de 10 mil quejas ante la Comisión de Nacional de Arbitraje Médico y más de 30 quejas ante la Comisión local de Derechos Humanos.

Trabajadores, usuarios y familiares hicieron llegar a este medio fotografías donde exhiben la falta de higiene en diversos nosocomios de la red hospitalaria de la Ciudad de México, sobresaliendo el de Balbuena, la cual pone en riesgo la salud de los enfermos.

También solicitan que se contrate con urgencia a más médicos y enfermeras.

Trabajadores, familiares de pacientes de hospitales como el General Dr. Rubén Leñero, General de Xoco, La Villa, Ajusco Medio, Belisario Domínguez, Balbuena y pediátrico Legaria, denunciaron la mala atención, falta de medicamentos, equipo médico y decisiones sin consultar a los parientes de los enfermos, provocado enfrentamientos y malos entendidos.

Del desabasto de medicamentos y falta de equipo médico, el personal no es responsable, porque no está a su alcance, dicen.

Los usuarios y el propio personal médico reconocen que las deficiencias son originadas por el poco o nulo mantenimiento a las instalaciones –con más de cinco décadas de antigüedad– y equipo médico especializado, faltando insumos ante una demanda de servicios de alrededor de 4 millones de personas.

Aunado a la falta de medicinas, los nosocomios adolecen de mantenimiento como Xoco, Rubén Leñero, Balbuena y Milpa Alta, entre otros, o los construidos en los últimos 15 años como los hospitales generales Enrique Cabrera, Belisario Domínguez, Ajusco Medio y el Materno Infantil Emiliano Zapata, indicaron derechohabientes y trabajadores por honorarios.

Los médicos, enfermeras y trabajadores de los hospitales Ajusco Medio, Belisario Domínguez y Balbuena, denunciaron que un día pueden estar funcionando los tomógrafos y el aparato de rayos X, pero al otro no, y hay que esperar que haya “presupuesto” para su reparación; en tanto, se manda al enfermo a otras unidades o se le pide que regrese otro día.

Por su parte, usuarios del hospital Balbuena se quejaron de la insalubridad que se registra. Exhibieron fotografías de paredes sucias, platos y tazas insalubres, baños sanitarios sucios, así como su mobiliario poco funcional.

Las fotos exhibidas por familiares, trabajadores y usuarios, muestran una insalubridad total con los cómodos, recipientes con muestras, piso deteriorado, falta de espacios dignos para la espera de los familiares de los enfermos, áreas sucias, paredes por donde se filtra el agua, lavabos sucios, cajas con desechos médicos sin atención adecuada arrumbadas, sin la debida atención por falta de personal.