Tarde, pero sin sueño

Tarde, pero sin sueño

141
0
Compartir

Ciudad de México.– Han pasado 25 días desde la última gloria americanista: el título del Apertura 2018, y esta noche el equipo vuelve a escena, otra vez con el compromiso de aspirar a lo más alto, porque dicen quienes están dentro, que así lo demanda un club que se autodenomina el más odiado.

Atlas, en el Estadio Jalisco, que por cierto hila dos triunfos, contando sus compromisos de Liga y Copa MX, será el sinodal y la prueba de entrada para que Miguel Herrera pruebe si fue efectivo el descanso mental a sus jugadores.

Y las Águilas, que ya se encuentran en la Perla Tapatía, hicieron el viaje ya sin su Niño Maravilla, Diego Lainez, pues éste partió al otro lado del charco, y con la incertidumbre de lo que vendrá para el equipo, en cuanto a altas y bajas, pues aún no se hicieron de algún refuerzo, o al menos no se ha hecho oficial.

Y está la disyuntiva de Cecilio Domínguez, pues aunque el paraguayo fue convocado, no es seguro que vaya a quedarse, cuando hay rumores insistentes de que podría partir a Argentina para enrolarse con el Independiente.

En lo que se refiere al caso Nicolás Castillo, ahora las informaciones apuntan a que éste aceptó ponerse la crema, aunque ahora son cinco millones de euros más los que está pidiendo el Benfica, dueño de su carta, desdeñando los 10 que puso en la mesa la dirigencia aguilucha encabezada por Mauricio Culebro.

El conjunto capitalino tiene hasta el 31 de enero para hacer contrataciones, que podrían ser dos en el mercado invernal, pero de último minuto podría igual darse la partida de Edson Álvarez, pues se asegura que el PSV Eindhoven ya mandó una propuesta formal por el canterano al Nido de Coapa.