Café donde espantan…

Café donde espantan…

235
0
Compartir
Armando Ramirez

Y SE CENA SABROSO, EL CAFÉ TACUBA, ÍCONO DEL CENTRO HISTÓRICO, UBICADO EN LA calle de Tacuba, cerca del Metro Allende.

El Café Tacuba como tal es de 1912, la vieja casona está a espaldas de lo que fue un hospital para mujeres dementes, se cree que tenía comunicación con la casona, de ahí las leyendas que teje la celebridad de este café, pues la casona también está frente al convento de la monjas clarisas, ahora ese convento de santa Clara es la Biblioteca del Congreso de la Unión.

Primero el lugar fue una lechería y luego se convirtió en café con un halago a la cocina mexicana que preparaban las abuelitas de antes: enchiladas, tamales, buñuelos, pambacitos, atole blanco tanto es tantito endulzado con piloncillo, pan de dulce tradicional, su rico café con le che y una decoración que evoca el mundo de novohispano con pinturas con temas de esa época, como el retrato de sor Juan Inés de la Cruz, o la historia del chocolate, que por cierto tiene su fama en este café, que sirvió de inspiración a un conjunto de rock para ponerse su nombre, Café Tacuba, pero por problemas legales entre el café y el grupo de rock, el grupo pasó a llamarse Café Tacvba “con una “v” en lugar de “u”.

El 25 de septiembre de 1936, el candidato a gobernador por Veracruz, Manlio Fabio Altamirano, departía el pan y la sal con sus familiares y seguidores, cuando un grupo de sicarios entró al lugar y lo mató a mansalva, huyeron atracando la puerta giratoria que tenía el café, desde esa época dejó de tener esa puerta.

En ese lugar trabajaba Santos Hernández, personaje central del clásico de la antropología social “Los hijos de Sánchez” de Oscar Lewis, quien entrevistó a la familia Hernández, con don Santos a la cabeza, vivían en la vecindad de la Casa Blanca, en la colonia Morelos, solo que para publicar su libro, Oscar Lewis, cambio el nombre de la familia Hernández por la de Sánchez. El libro se llevó al cine con Anthony Quinn como Santos Hernández. Ya se explica por qué entre su fama por su cocina mexicana y las leyendas, el café Tacuba es ícono del Centro Histórico, digo que tanto es tantito.