Los “accidentes”

Los “accidentes”

1291
0
Compartir
Foto: Especial
Rafael Loret de MOLA

La derecha suele acusar a la izquierda de todo lo malo, incluso de cuanto la misma propuso y accionó en los largos doce años de dominio presidencial y a lo largo de su supervivencia en calidad de opositora, rectora o mandante, contrariando el espíritu del Constituyente.

A este columnista le parece rarísimo que, por instrucciones de los Moreno Valle, fallecidos trágicamente hace unos días, pudiera reformarse la Constitución local para posibilitar la rendición de la protesta como gobernador(a) ante el Tribunal Superior de Justicia de la entidad, suplantando funciones del Congreso estatal y como previniendo que éste fuera contrario, mayoritariamente, al de la extinta señora Martha Erika Alonso Hidalgo. Algo así sólo puede entenderse como una condición previamente establecida para dejar correr las elecciones de presidente y diputados, guardándose la gubernatura para el falsamente “democrático” panismo. Por aquí deberían comenzar las líneas de investigación sobre los presuntos crímenes de la Nochebuena que fue tarde-negra.

No olvidemos el consumado fraude electoral en Puebla, avalado en última instancia por un evidente contubernio de cuatro magistrados, incluyendo a la presidenta Janine Otálora, cuyo cinismo fue el peor, del Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal cuyas resoluciones son “inatacables” aun cuando sean absurdas y grotescamente tendenciosas como acreditaron los tres magistrados restantes. Precisamente en este punto se originan ahora las sospechas que se cruzan uno y otro bandos en medio de una batahola de rumores que incluyen hasta la huida pactada del matrimonio intocable, tanto que fue capaz el cacique de imponer a su bisoña señora como gobernadora.

Ahora es el PAN el que grita ¡justicia!; y lo hace vindicando las amenazas nazis, tal es la ultra derecha encabezada por Luis Banck, quien leyó un breve responso cargado con el veneno de la sospecha dirigido al gobierno federal y al presidente de la República, en concreto, quien aceptó el veredicto del TEPJF pero lo calificó como “antidemocrático” y “desastroso”, extendiendo con ello la crisis política poblana que, supuestamente, podría haberse encaminado a una solución tres días antes de la muerte de la gobernadora, el viernes 21 de diciembre. Como nadie dijo nada entonces las alas negras de la sospecha se extienden.

Pero hay tantas otras posibilidades que se haría interminable enumerarlas. Una aeronave que volaba a 30 kilómetros por hora, blanco vulnerable sin duda; la dispersión de los cuerpos de las víctimas y del fuselaje del helicóptero “de última generación” y con muy escasas horas de servicio; las dudas acerca de quienes habrían de recibir a la pareja de gobernantes, frutos del nepotismo y la imposición; la celeridad para identificarlos cuando se trataba de siluetas carbonizadas y supuestamente alejadas unas de otras; y, sobre todo, la cantidad de intereses superlativos que pudieron entrar en escena, desde la presidencia hasta los grupos del crimen organizado, narcos y huachicoleros por ejemplo.

Si en algo se caracteriza el PAN es de no acertar JAMÁS, ni cuando fue gobierno entre 2000 y 2012, a resolver los misterios que rodean a los supuestos “accidentes” de algunos de sus connotados dirigentes: Ramón Martín Huerta, Juan Camilo Mouriño, Francisco Blake Mora y, más atrás, Manuel Couthier del Rincón. Ahora exigen, medio agazapados y con fines políticamente vergonzosos, que se proceda a investigar con rapidez mientras acusan a López Obrador.