Denuncian a coproductor de ‘Enamorándonos’ por racismo

Denuncian a coproductor de ‘Enamorándonos’ por racismo

EL ITALIANO DARIO DI BLANCO LEVANTÓ QUEJA ANTE COPRED; AMENAZARON CON ROMPERLE LOS DIENTES

1189
0
Compartir
El amoroso habla más de cinco idiomas. Foto: Especial

Harto de recibir insultos y bullying en el programa Enamorándonos, el amoroso Dario Di Bianco denunció ante el Consejo Para Prevenir y Eliminar la Discriminación (COPRED) al coproductor Hérnan Emilio Albaranque, a quien tacha de nefasto, violento, racista y un sinnúmero de cosas más.

En exclusiva para Grupo Cantón, con documento oficial en mano, el quejoso italiano dijo:

“Yo lo que quiero es que esta persona detestable, el coproducor de Enamoróndonos, Hernán Emilio Albaranque, se vaya a su país; nada le acomoda, por eso fui aponer mi queja al Consejo Para Prevenir y Eliminar la Discriminación (COPRED) en la CDMX.

“Porque este señor no ha dejado de insultarme ni un solo día desde que entré al programa. Gracias a la presión que ejerce, bajé diez kilos desde que entré ahí. Nunca me bajó de pendejo y de psicópata. Estoy levantando la voz, este documento le va a llegar al jurídico de TV Azteca para que ojalá saquen a este hombre y deje de molestar a mis demás compañeros también”.

Continuó el italiano: “Al señor le molestaba que hablara palabras en italiano, pero no lo podía evitar, porque soy de origen italiano y viví mi infancia en Argentina.

“Una ocasión, el 20 de noviembre, me amenazó diciéndome que me rompería los dientes si volvía a decir una palabra en italiano. Un día me siguió hasta los baños para decirme infinidad de groserías, pero las cámaras de los pasillos grabaron el momento”.

Dario ya no aguanta más. “El día que fui a saludar al señor argentino, cuando le di la mano me dijo: ‘No te saludo porque todos ustedes me dan asco, además no sé cuántas enfermedades traigas’, desde ahí el tipo me agarró de encargo y no dejaba de insultarme. Es un déspota y un racista que hace bullying a quienes trabajan con él”, dijo.

Dario asegura que la mayoría de los amorosos no gozan de sueldo; los únicos que son pagados son algunos que soportan las groserías del coproductor