Aplastadas las gorditas de Tlaxcaltongo

Aplastadas las gorditas de Tlaxcaltongo

EL OLOR DE LAS GARNACHAS SE RESPIRA DESDE LA ENTRADA DEL CALLEJÓN, DONDE LAS VENDEN

1529
0
Compartir
Unas crujientes gorditas de chicharrón. Foto: Especial

Por los rumbos de la colonia Country Club, si les pregunta a los sibaritas de la garnacha, ¿dónde se puede almorzar sabroso?, todos recomiendan La Casa de las gorditas, en el callejón de Tlaxcaltongo, que es como una callecita de pueblo, con sus casas viejas. Al fondo hay una casita que semeja un cabañita de pueblo, con su techo de lona, tiene mesas de madera y sillas de plástico a la entrada, y en esta época decembrina lo reciben unos muñecos de peluche.

El olor de las gorditas se respira desde la entrada, al fondo hay un pequeña cocina con un hombre de unos cuarenta y tantos años, que hace las gorditas, y al ver cómo las prepara al terminar las aplastadas, le pregunto por qué lo hace y me cuenta la triste historia de su negocio.

El señor lavaba coche pero no le alcanzaba para vivir, además los clientes, según él, son prepotentes. Cansado de la situación decidió iniciar un negocio propio, sin dinero, pidió prestado aquí y allá y compró un poco de chicharrón prensado, masa, colocó unas mesas usadas y comenzó a vender gorditas, pero no vendía.

Y es que las gorditas no le salían, estaban chuecas, raras, y pensó que por eso no vendía, de los dos kilos de masa que compraba, un kilo se le quedaba. Hasta que la mamá, le dijo: “ay, hijo, por qué no las aplastas sino te salen bien…”. Él contestó: “¡menos me van a comprar!”, pero al ver que el negocio no prosperaba decidió hacerlas así y comenzó a venderlas, la manteca penetraba en la masa y el chicharrón adquiría un sabor especial.

El chiste es no doblarse en las malas, digo, que tanto es tantito.