Vivieron terror con El Chapo

96

CIUDAD DE MÉXICO.– Un hombre amarrado con cadenas a un árbol en el rancho de Joaquín El Chapo Guzmán, siendo vigilado por 40 sujetos fuertemente armados, fue uno de los recuerdos que no pudo llevarse a la tumba uno de los hermanos Flores.

Pedro y Margarito Flores, narcotraficantes estadounidenses considerados como dos de los testigos más importantes durante el juicio en Nueva York contra el exlíder del Cártel de Sinaloa, quienes han sido culpados de traficar más de 60 toneladas de cocaína en EU, declararon que con el acusado vivieron episodios “aterradores”.

Uno de ellos también confesó que en su encuentro con El Chapo, este último mandó ejecutar a una persona por su error, al pensar que una nota de prensa era falsa.

Por su parte, el exprocurador salinista Ignacio Morales Lechuga, señalado durante el juicio, pidió a la Procuraduría General de la República (PGR) una copia certificada de las mismas por parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Lechuga pidió en cuatro términos, que se gire el oficio de colaboración al gobierno estadounidense, ejercer sus derechos, así como presentar una denuncia de su parte para que se inicie una carpeta de investigación.