¡Salud, que belleza sobra!

¡Salud, que belleza sobra!

9166
0
Compartir
Nada como compartir en pareja. Foto: Especial

Si encuentras con quien beber, ya la hiciste. No estamos hablando de parejas con adicciones. Me refiero a gente sana que se toma su compita de vez en cuando, y no lo hace solo. Lo hace con la pareja.

Resulta que un grupo de investigadores realizaron encuestas a 3 mil personas casadas por largos periodos; dichas encuestas cuestionaban sus hábitos a la hora de beber como: ¿cuántas veces a la semana bebían y cuántos tragos consumían ? Después de saber esta información, descubrieron que en más de la mitad de los casados en las que ambas partes bebían, eran más capaces de mantener su relación sana, a comparación de las parejas con consumo de alcohol de forma desigual.

Qué flojera cuando uno bebe y el otro no. O cuando uno es despilfarrador o generoso, y la pareja es coda. Qué me dice cuando a uno de los cónyuges le gusta la pachanga y al otro no. Lo mismo pasa con las cubas.

Qué padre poder sentarte a disfrutar con tu pareja a disfrutar de un mojito, una piña colada, un Martini, ¿no creen? ¡Ay, hasta se me antojó! Con eso de que ya arrancamos el maratón Guadalupe-Reyes, estoy que no paro de brindar.

Mi marido no es de mucho trago, pero si yo me sirvo en una fiesta, él me acompaña. Cosa que le agradezco, porque somos de los que nos gusta compartir momentos. Si yo quiero ir a bailar, me lleva y me saca a la pista. Si él le pone al futbol, yo también le reclamo al director técnico o al árbitro.

Cada quien defiende sus gustos y aficiones, pero hemos aprendido a disfrutar lo que disfruta el otro. Así que ya lo sabe. Según la encuesta, si usted y su marido son de los que a la par dicen :” ¡Salud, que belleza sobra!”, puede estar tranquila porque vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.