Alerta: adolescentes cada vez beben más

Alerta: adolescentes cada vez beben más

LOS PADRES PUEDEN OFRECER A SUS HIJOS UN MODELO ADECUADO CON EL PROPIO CONSUMO DE ALCOHOL

497
0
Compartir
El exceso en el consumo de alcohol causa grandes daños a nuestros órganos, Imagen: Especial

El consumo de alcohol es una de las conductas de riesgo más frecuentes entre los adolescentes. Representa un riesgo por sí mismo y por los problemas asociados que plantea, como accidentes de tráfico, sexo sin protección, violencia, dificultades académicas y adicción en la vida adulta.

El consumo intermitente de alcohol provoca daños cerebrales con alteraciones de la conducta y de la memoria. Y pueden dar lugar a trastornos del aprendizaje.

Los niveles de alcohol en sangre son proporcionalmente más altos, a igualdad de consumo, que en otras etapas de la vida. El adolescente muestra antes los signos de la embriaguez y el daño cerebral es, por lo tanto, mayor.

Los adolescentes son menos sensibles a los efectos sedantes y a los trastornos motores que produce el alcohol, lo que limita su percepción de riesgo ante el consumo de alcohol y da lugar a mayores síntomas de excitación y menores de sedación en caso de embriaguez.

El consumo excesivo de alcohol, también llamado binge drinking, consiste en ingerir cuatro o más bebidas alcohólicas (cada una de ellas con un mínimo de alcohol de 10 g) de una vez o en un período de pocas horas, con el objetivo de emborracharse.

El exceso en el consumo de alcohol causa grandes daños a nuestros órganos, incrementando la posibilidad de complicaciones

OJO
Nuevas formas de abusar del alcohol: tampodka, eyeballing, oxy shot, etc.

Existen nuevas formas de “colocarse” con alcohol que, es necesario conocer por su peligrosidad: Tampodka: introducción de un tampón impregnado en alcohol en la vagina o el ano. Eyeballing: instilación de gotas con alcohol en la conjuntiva del ojo. Oxy shot: inhalación con un dispositivo como los que usan los asmáticos.

LA AYUDA COMIENZA EN CASA
Consejos para madres y padres en relación al consumo de alcohol de sus hijos.

1.- Dialogar con los hijos aprovechando aquellas oportunidades en las que estén predispuestos a hablar y no solo cuando nosotros queramos hablar con ellos.
2.- Fomentar actividades de ocio y aficiones comunes, encontrando la forma de divertirse con ellos.
3.- Tener un proyecto educativo individual para cada hijo.
4.- Transmitir valores.
5.- Transmitir los valores propios de la comunidad a la que se pertenece y fomentar la pertenencia a ella.
6.- Enseñar moderación en general y en el uso del dinero.