Platanito nos sacó la sopa

10377
Platanito le dio el toque pícaro al programa de parejas. Foto: Especial
Raquel Bigorra

Ahora sí nos pusimos de pechito. Mi marido y yo cumplimos 7 años de casados y lo celebramos en ConTacto. Invitamos a Platanito y él fue el responsable de las preguntas incómodas.

Estuvimos compartiendo con Luz Elena González y Bernardo, su marido. Y también nos acompañaron al festejo Alexis Ayala y Fernanda López, su mujer. Mi esposo, tan serio, y el de Luz Elena, que también es todo propio, terminaron hablando de posiciones sexuales y nos echaron de cabeza, respondiendo a las preguntas del Plátano.

Es que Platanito cambió toda la dinámica que le sugirió la producción del programa y se fue como burro sin mecate. Empezó a hacer preguntas picosas que le pusieron sabor al momento y ya en vivo, pues ni cómo decirle nada. Con caras rojas y todo, lo disfrutamos muchísimo. Hay que reconocer que el Platanito es una estrella y tiene muchísima experiencia en programas de televisión. Lleva años en Estados Unidos triunfando con su show.

Yo le agradecí cuando preguntó: ¿Qué regalo les ha dado su marido que no les gustó? Yo llevaba 6 meses molesta por una almohada para el avión que me regaló Alejandro, que nada que ver. Ahí me descosí. Luz y Fernanda, hicieron lo propio.

Ya de a quién le gusta arriba, abajo y de cucharita, mejor vayan a mi Face que ahí está el programa. Alexis con lujo de detalles hasta nos puso el ejemplo de cómo le hace con sus manitas. Estuvo muy divertido, la verdad.

Me encanta que Ayala eche relajo, pues nos vamos de gira a Estados Unidos con A oscuras me da risa y ya saben que en nuestra compañía de teatro no se nos da la seriedad.

Ya este es nuestro último fin de semana en México, antes de irnos a descansar. Volvemos el 31 de enero, pero en Estados Unidos. Allá tenemos una gira que todavía no me la creo: Las Vegas, San Diego, Los Ángeles, Chicago y muchos lugares más.

Ya de regreso de vacaciones ensayaremos a Alexis Ayala y a mi querida Michelle Vieth, pues mi amiga me va a hacer favor de hacer un par de fechas que ya tenía comprometidas en Cancún. Es una divina.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Seguimos celebrando el amor, la vida, que hay trabajo y que nos gusta estar y compartir con puros cuates, aún hasta para trabajar. Se acaba el año señores. Ya no se esperen al 2019 para ser felices. A exprimir lo que queda de éste. Y el próximo venimos con muchas sorpresas, así que aquí nos leemos, en mi querido Diario BASTA. Los espero el viernes en El manual de la buena esposa.