Gélida bienvenida

Gélida bienvenida

787
0
Compartir

CÉSAR CERÓN

Nueva York, NY.– Un par de horas de retraso en el vuelo de Saúl Álvarez originó que éste llegara por la madrugada a la Gran Manzana.

Pero la prensa, estoica, sin importar el cansancio o el frío, por las bajas temperaturas en este final de Otoño e inicio del Invierno, se mantuvo hasta que el tapatío salió a la sala de llegadas de la terminal neoyorquina.

Sin lucir cansado, Saúl atendió de buena manera a los cuestionamientos y, ante uno que hacía referencia al corte que se le podía notar, éste se limitó a decir que todo está bien.

“Gajes del oficio, es normal, es parte, pero todo bien, en orden, señal de que hicimos un buen entrenamiento, venimos listos para esto y contentos”, respondió.

Acerca de las ventajas y desventajas en su duelo por el título Supermediano de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), ante Rocky Fielding, en el Madison Square Garden, el tapatío sacó a relucir que es de un mejor corte boxístico, por lo que algunos detalles no le preocupan en demasía.

“Trabajamos normal, para el rival, lo del peso no nos preocupa mucho. Sabemos que nosotros somos fuertes, y trabajamos para el estilo, la altura.

“No es secreto que me voy a meter a la zona de conforte de él, es una ventaja para él en ese sentido, pero tampoco es un secreto que soy mejor que él, entonces eso empareja la pelea y eso hace una pelea competitiva y estamos listos para este nuevo reto”.

Por la tarde, en el Ainsworth Chelsea, que no fue un sitio que tuviera gran aforo, pues el tamaño iba ad hoc con algo más privado, Canelo y Rocky hicieron su aparición para darle el banderazo de salida a esta reyerta de corte campeonil, que bien podría apuntar al primero como un pugilista histórico, pues busca su tercer título en categoría distinta.