Peña Nieto y Angélica Rivera dejaron Los Pinos… ¡desvalijado!

4351
Daniel Quintana

Terminó el sexenio de Enrique Peña Nieto. Luego de seis años le pasó la estafeta a Andrés Manuel López Obrador, quien desde el primer minuto del 1 de diciembre, día en que rindió protesta como presidente de México, hizo cambios importantes.

Uno de ellos fue abrir al público la Residencia Oficial de Los Pinos, que pasará de ser la casa del presidente a un espacio para la cultura y arte. En su primer día se dieron cita más de 20 mil personas.

Uno de los detalles que llamó poderosamente la atención para los visitantes y para los medios de comunicación fue que la casa lucía vacía, es decir, sin varios objetos de valor y artículos de primera necesidad.

Desde cuadros, jarrones, pinturas y esculturas, hasta colchas, sábanas y toallas, fueron objetos que no se vieron desde que el espacio fue abierto para los mexicanos.

“A dónde fueron a dar no solo los objetos decorativos o el mobiliario, sino también las obras de arte, en la casa presidencial había cuadros y esculturas que se cambiaban cada sexenio, pero que forman parte de un acervo, de un acervo del Gobierno que tiene obras carísimas como parte de su colección institucional”, declaró el periodista Arturo Rodríguez de Proceso.

Aseguró que se desconoce dónde quedaron estas obras, así como muebles antiguos muy costosos que se encontraban en el inmueble.

“Sabemos que la casa está desvalijada, que no hay muebles, que no hay mensajes y que exactamente como entregan la casa, entregaron todos aquellos espacios que fueron empleados por la familia presidencial, incluido el costosísimo avión TP01 que acaba de ser retirado de la flota militar”, agregó el periodista.

Cabe mencionar que la pareja presidencial hizo cambios sustanciales durante su estancia en Los Pinos, algo que está prohibido.

No cabe duda que Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera se llevaron todo, y no precisamente la ilusión de millones de mexicanos por un mejor país, sino hasta el último tenedor.