Con el VAR, otra historia

16
Distrito Federal, México 3 de Septiembre de 2012. Miguel España durante la entrega del balón de oro por el torneo Clausura 2012, realizado en el foro Condesa de la ciuda de México. Foto/Imago7/Etzel Espinosa

Ciudad de México.– Pocos como Miguel España entienden la rivalidad entre Pumas y el América, más de 10 años vistiendo de manera ininterrumpida la playera azul y oro, en el profesionalismo, sin contar su etapa en las fuerzas básicas, le permiten ser una voz autorizada cuando del partido más pasional de la Ciudad de México se trata.

Y es que precisamente, el ahora exvolante, vivió en carne propia el preciso momento en el que este duelo pasó a ser uno de los más relevantes en el futbol mexicano.

“Nos tocó vivir la época más antagónica de estos partidos, y por eso se convirtió o muchos le llaman un Clásico”, refiere España Garcés en entrevista para Grupo Cantón, quien asegura, que el punto más álgido de esta rivalidad se dio en la Final de la temporada 1984-85, puntualmente en el tercer juego que se disputó en La Corregidora de Querétaro, mismo que terminó a favor de las Águilas por 3-1, duelo en el que a su parecer, se vieron perjudicados por el árbitro Joaquín Urrea, al marcar una mano dentro del área del auriazul Félix Cruz, pero después no señalar una similar del azulcrema Alfredo Tena.

Quien actualmente trabaja como comentarista y analista para la televisión, considera, que de haber contado en aquella época con una herramienta como el Árbitro Asistente de Video (VAR), aquel duelo decisivo, habría sido distinto.

“Yo creo que sí pesaron, porque desestabilizó al equipo, hubo dos manos muy claras, una se señala y la otra no, y el VAR es una herramienta que viene ayudando al futbol”

“Ahí están las manos, creo que las dos se pudieron haber marcado, como no se pudieron haber marcado, pero fueron muy parecidas en distancia, en forma y en todo lo que conlleva, y sí, fue una situación que pesó en el desarrollo del partido, las posturas cambian y desestabilizó al equipo”, asevera.

DULCE REVANCHA

Seis años después, ya con el gafete de capitán de los del Pedregal, Miguel tuvo su reivindicación ante los cremas.

“Viví de todo, derrotas dolorosas, pero también el momento más preciado, la temporada 90-91, en esa misma temporada, hubo un goleada por 5-2 en Ciudad Universitaria al América, el equipo le pasó por arriba.

“Fue la cerecita en el pastel, porque después de perder dos Finales estábamos dolidos, muchos o gran parte de ese plantel vivimos las tres Finales, y a lo mejor era el momento perfecto, porque fuimos el equipo más disciplinado, la mejor defensiva y ofensiva, en esa temporada Luis García fue Campeón de Goleo, y fuimos el número uno en el torneo regular”, recuerda el también DT, quien evoca lo que pasó previo al duelo definitivo en Ciudad Universitaria, que terminó a favor de los felinos por la mínima diferencia con el famoso tanto de Ricardo Ferretti, y con la consecuente obtención del título.

“El equipo sabía perfectamente lo que se jugaba, Miguel (Mejía Barón) tuvo el detalle de regalarnos un pumita de plata, que más allá del resultado, para él éramos unos campeones, nos quedamos un rato en el vestidor, hablaron unos que normalmente no lo hacían, eso fue muy emotivo, y esa plática fue importante. A diferencia de las otras dos Finales, creo que en ésta no cedimos ni una pulgada, para conseguir nuestro objetivo”.

TIENEN CON QUÉ

A diferencia de lo que muchos piensan en esta Semifinal entre Pumas y el América, para Miguel España no hay un claro favorito, incluso desmenuza al conjunto universitario, que para su parecer puede superar al América.

“Sí, porque tiene punch, es un equipo que no depende de un solo jugador, creo que si sale como en otros partidos con dinámica, con esa idea de estar muy juntos, de cerrar los espacios, de que Carlos González esté muy activo en el ataque, que las dos alas, tanto Martín Rodríguez como Pablo Barrera puedan llegar a la línea de profundidad, creo que tiene elementos.

“Nadie les ha regalado el estar en la Liguilla, el estar como Semifinalistas. En la parte de atrás Alfredo (Saldívar) anda bien, Alejandro Arribas es un líder, está lo de Andrés Iniestra, yo creo que tiene elementos, por supuesto en una serie de 180 minutos puede pasar de todo, porque el América también, hay que decirlo, tiene buenos jugadores”.