Sully, el perro que acompañó a George H.W. Bush hasta su ataúd

41

George H.W. Bush murió el pasado viernes a la edad de 94 años en su casa de Houston Texas, lo que generó gran conmoción en todo el territorio norteamericano. Pero sin duda lo que llamó más la atención fue la noble despedida que le ofreció su perro de servicio, Sully.

El portavoz de Bush, Jim McGrath, publicó una foto del labrador en Twitter con la descripción “Misión cumplida. # Recordando41”. En la imagen, puede verse al perro de servicio del presidente George H.W. Bush acostado junto al ataúd de su amo cubierto con la bandera estadounidense.

McGrath también publicó una imagen de las pasadas elecciones legislativas, cuando el expresidente fue a votar junto a Sully: “El 41º presidente, acompañado por sus dos mejores amigos, Jim Baker y Sully, cumple con su deber cívico y vota hoy.”

Bush padre recibió a Sully en junio de parte de la organización sin fines de lucro America’s VetDogs. El presidente padecía de Parkinson, y Sully podía abrir puertas, recoger artículos y pedir ayuda.

George W. Bush, hijo del fallecido presidente, también colgó la foto en Instagram y escribió que “por mucho que nuestra familia vaya a echar de menos a este perro, estamos confortados de saber que llevará la misma alegría que llevó al presidente a su nueva casa, en Walter Reed”.

KTRK-TV en Houston informó que Sully regresará a America’s VetDogs en Nueva York antes de unirse al Programa de perros en las instalaciones del Water Reed National Military Medical Center, donde asistirá a soldados heridos y personal de servicio activo en su recuperación.