Una breve definición de Neoliberalismo

Una breve definición de Neoliberalismo

1427
0
Compartir

El día de hoy, Andrés Manuel López Obrador es oficialmente el presidente de los Estados Unidos Mexicanos. En su discurso durante su toma de protesta, el primer presidente de izquierda del país criticó severamente al neoliberalismo o neoporfirismoPor ello, muchos mexicanos corrieron al único buscador de Internet que conocen (Google) para teclear las catorce letras que conforman la palabra pronunciada por AMLO.

En la definición de Wikipedia, que es la primera respuesta que sale en el buscador, destaca que: “El término neoliberalismo en el presente suele ser asociado con políticas que implican apoyar una amplia liberalización de la economía, el libre comercio en general, grandes reducciones del gasto público y de impuestos así como disminución de la intervención del Estado en la sociedad y economía en favor del sector privado conformado principalmente por consumidores y empresarios, estos últimos quienes podrían pasar a desempeñar roles que en determinados países asume y financia el Estado con impuestos del contribuyente”.

Podría tratarse de un concepto muy complejo de entender, sin embargo ha estado presente en nuestro país desde la década de los ochentas, y claro, en nuestra manera de pensar, aunque muchos no se hayan dado cuenta hasta que AMLO anunció el fin de este sistema en nuestro país.

Para Eduardo Galeano, escritor uruguayo, “en estos tiempos neoliberales, los derechos públicos se reducen a favores del poder, y el poder se ocupa de la salud pública y de la educación pública, como si fueran formas de la caridad pública, en vísperas de elecciones”, escribió en su libro Patas Arriba.

Mientras que para Noam Chomsky, intelectual de Izquierda de origen norteamericano, “el neoliberalismo existe, pero solo para los pobres. (…) Los principios del libre mercado son estupendos para aplicárselos a los pobres, pero a los muy ricos se los protege” señaló en algún momento para el diario español El País.

El neoliberalismo es una forma de ver el mundo, es una corriente de pensamiento que protege los intereses de aquellos quienes conforman la derecha, de “las minorías rapaces”, como diría el actual presidente. Políticos que entregan la nación en concesiones a bajos precios, empresarios que ofrecen su inversión para tener mano de obra barata, y pagarles a los asalariados una cantidad menor a lo que deberían cobrar.

Una explicación dentro de la vida cotidiana: el neoliberalismo levanta aeropuertos pese a estar plagados de corrupción. Este sistema permite e incentiva la desigualdad económica, política, cultural y social de diversas naciones que se encuentran permeadas por él, desde que fue impulsado por Ronald Reagan y Margaret Thatcher a mediados del siglo XX.

El neoliberalismo en la vida cotidiana está presente en el consumo de gasolina a precios altos, que tuvieron que importar de otro país, pese a que el petroleo crudo se sacara dentro del territorio nacional y se vendiera a precios no tan costosos. El neoliberalismo está presente en la entrega del territorio y de los recursos nacionales indiscriminadamente, para que el mercado, con “su mano invisible”, como pensó el liberalismo el economista Adam Smith, estableciera los cánones de producción y de consumo.

Sin embargo, es el momento de que otro modelo llegue al país, un posible sistema económico Keynesiano es lo que se busca establecer, la economía mixta de mercado. Y eso, se irá desmenuzando a lo largo del sexenio que terminará hasta el 2024. Donde el Estado tenga mayor injerencia en el mercado, para evitar que se genere la desigualdad que azota a nuestros conciudadanos más pobres.