La agonía

La agonía

1170
0
Compartir
Rafael Loret de MOLA

¡No, señor presidente electo! La mayor parte de la ciudadanía, con excepción de sus incondicionales y fanáticos, reclama que el combate contra la corrupción por usted prometido supere a sus ansias de perdonar a los personajes de un pasado que hoy termina aunque aún queden algunas gotas del presente. No queremos que mañana, al despertar y cuando usted ya sea constitucionalmente el Primer Magistrado, Andrés, la cuarta transformación comience coludida con el viejo régimen así como la monarquía española surgió a partir de la muerte del abominable Franco y con todo y la gendarmería a la que usted citó recientemente.

La justicia, Andrés, nada tiene que ver con la impunidad ni con el “empantanamiento” de otras acciones como recientemente afirmó. Es esencial para asegurar las libertades, todas ellas comenzando con la de expresión, y los cauces necesarios para reconstruir el muy afectado tejido social. ¿O no era el propósito en tus largas tres campañas por la Presidencia? Así lo expresó, una y otra vez, con la voz del opositor firme contra sus instituciones corroídas y empecinado en alcanzar la meta superior del cambio político estructural a costa de no robar, no traicionar y no mentir; tres apotegmas que desgraciadamente no se han cumplido del todo en esta transición que, por fin, llega al último día.

Por allí quedan las dudas sobre los presuntos sobornos recibidos por Gabriel Regino, (a) Rojino, subsecretario de Seguridad Pública en el entonces Distrito Federal bajo la administración de Andrés Manuel, entre 2000 y 2006; provenían del cártel de Sinaloa, concretamente de Ismael El Mayo Zambada, el verdadero líder de esta organización, que ha sabido cubrirse las espaldas hasta hoy con el consentimiento de calderón, peña y los gobernadores Mario López Valdés y Quirino Ordaz Coppel. No es poca cosa.

Lo que más molesta es la coincidencia falsa entre el mandatario saliente –¡no hay mal que dure cien años!–, y el entrante sobre mantener la presencia militar en las calles pero ahora redoblada; al ejército habrá de sumarse la Guardia Nacional, continuidad de la inútil Gendarmería inventa por el colombiano Óscar Naranjo Trujillo y marginada por peña, con el objetivo de darle legalidad hasta los actos de rapiña –el botín de guerra–, de los uniformados coludidos con las mafias dominantes. ¿Esta es una novedad para los funcionarios en fase de iniciar sus gestiones?

En fin, termina el mal gobierno peñista sin necesidad de un nuevo grito de Independencia. La cuestión es si, como hiciera el Padre de la Patria, invocamos al espíritu de Fernando VII quien fue el responsable de perder las “colonias” al servicio de la corona española ante la fogosidad de los levantamientos en toda Latinoamérica. En el norte mataron a todos los aborígenes; hacia el sur, violaron a todas las mujeres para crear el mestizaje y dicen los gachupines que debemos estar agradecidos.

En fin, repito hoy con más fuerza y ante el ímpetu de perdón que, como espíritu maligno, parece haberse apoderado del mandatario entrante:

¡Cárcel para peña y sus cuarenta ladrones y asesinos! Así debe comenzar el combate contra la corrupción a trueque de un continuismo malsano que destruiría la confianza de los 30 millones de sufragantes que eligieron a López Obregón.