Los emisarios del pasado vs la GAM

Los emisarios del pasado vs la GAM

1174
0
Compartir
FOTO: MISAEL VALTIERRA / CUARTOSCURO.COM
Galileo Galilei

COMO EL AVE FÉNIX, RESURGIÓ DE LAS CENIZAS EL ALCALDE DE GUSTAVO A. MADERO, FRANCISCO CHÍGUIL Figueroa, para limpiar toda la suciedad encontrada en la demarcación de quienes en un tiempo fueron sus alumnos.

Ahora esos malos alumnos, emisarios del pasado, a como dé lugar le quieren revivir el caso News Divine, registrado hace nueve años con la muerte de once personas, pero que en su calidad de delegado no tenía vela en el entierro. Los emisarios del pasado, eso no lo dicen porque se les caería su teatrito. Pero vamos por partes. ¿Por qué la furia de los emisarios del pasado de llevar a cabo todo tipo de juego sucio en contra del alcalde de la GAM?

Resulta que a partir del 1 de octubre, cuando Francisco Chíguil tomó posesión como alcalde, empezó a detectar muchísimas irregularidades donde se encuentran bailando miles de millones de pesos. Adicionalmente encontró todo un aeropuerto, pues 400 personas allegadas al antiguo delegado Víctor Hugo Lobo Román eran sus cuates y los tenía de aviadores, cobrando sin trabajar.

Muchos fueron dados de baja y otros obligados a presentarse a trabajar en sus áreas y cumplir con sus horarios. Todo eso provocó una guerra política.

Valdría la pena saber el destino del aviador número uno de la GAM, “el santanero” Rogelio Sanabria, con el cargo de radiólogo de los servicios médicos, pero que nunca ejerció, porque se dedico a realizar grilla barata cobijado por su amigo Víctor Hugo Lobo.

El alcalde de la GAM ha sido bien claro, va por el rescate de la demarcación. Eliminar cualquier sospecha de que los emisarios del pasado siguen incrustados en las estructuras de la demarcación. Permitirlo, sería un gran obstáculo para el desarrollo de los maderenses.

Los emisarios del pasado lo saben y por eso orquestan todo tipo de argucias para hacer creer a los maderenses que ellos son los buenos y merecen volver a usufructuar la demarcación como su fuera su patrimonio.

Compartir
Artículo anteriorResurgimiento del pádel
Artículo siguienteOlvidadizo