El viejo barrio de Santa Julia

El viejo barrio de Santa Julia

1902
0
Compartir
Armando Ramirez

COMO DESDE HACE 80 AÑOS, EN EL BARRIO DE SANTA JULIA LOS VECINOS ESTÁN DÁNDOLE a la tradición guadalupana, por ejemplo, en la tercera de Quetzaltcóatl, cada domingo se reúnen para terminar su diseño del altar guadalupano de este año, estos vecinos son la cuarta generaciones de los iniciadores, quienes les enseñaron a sus hijos, sobrinos, primas, primas, y estos a su vez a sus hijos, etc.

En lo que no están de acuerdo es que al viejo barrio de la Santa Julia le hayan cambiado el nombre y dividirlo en dos colonias, una colonia se llama Tlaxpana y la otra la Anáhuac uno, porque más adelante está la Anáhuac dos, que en un chico rato, la llamarán Polanco antiguo, ya ve que hay Polanco y Polanquito. Y todo es quitarle pedazos a las colonias viejas como a la propia Anáhuac.

Mientras el futuro alcanza a los vecinos del antiguo barrio de Santa Julia, estos se aferran a sus tradiciones, como la famosa del “Tigre de Santa Julia”, que aquí hasta conocen la casa donde vivió el famoso bandolero, en una vieja casona a punto de caerse cerca de San Cosme.

Conmueven la imaginación, la creatividad y la organización de los grupos que en distintas calles siguen creando altares guadalupanos con nuevos diseños, si antes solo era el busto o la imagen de la Morena y después le agregaron figuras como Juan Diego o unos animales o una cascada y apareció el cerro del Tepeyac, en otros dominan el paisaje, le pusieron iluminación moderna y en muchos casos música, pero la arquitectura de la capilla es la que se lleva la mano en esto de hacer artesanía en el barrio.

Todos estos altares abarcan la banqueta: los vecinos se preparan para el 11 de noviembre, a partir de las 9 de la noche llega la música para bailar y los mariachis para las mañanitas a la Virgen, mientras en un temple van pasando los grupos bailables, de salsa o folclor y aparecen los puestos de atole y buñuelos, de quesadillas y sopes o pambazos. Por esa noche el viejo barrio de la Santa Julia es alegría Guadalupana, digo que tanto es tantito