Busca retomar el control de los maestros

Busca retomar el control de los maestros

870
0
Compartir

CIUDAD DE MÉXICO.– Elba Esther Gordillo Morales nunca estuvo quieta. Desde que cayó presa, en febrero de 2013, acusada de desviar dos mil millones de pesos y cometer un fraude fiscal, pugnó por su inocencia. Y ahora, ya en libertad toda vez que a la Procuraduría General de la República se le cayó el caso, busca retomar el control del poderoso Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

El 22 de octubre de este año, lo dijo fuerte y claro: “Sigo siendo la presidenta del Comité Ejecutivo Nacional (del SNTE). Lo que tiene Juan Díaz es la chequera de los maestros, pero lo que yo tengo es el liderazgo de los trabajadores. Esa es la diferencia…”.

Y la chequera es sustanciosa, pues de acuerdo a un reporte de SinEmbargo.com, de 2013 a 2018, la Federación le entregó al SNTE –con Juan Díaz de la Torre al frente–, la cantidad de 3 mil 460 millones de pesos, de los cuales 1 mil 56 millones de pesos no se ejercieron.

Por medio de un video, la polémica maestra dejó ver su intención de recuperar el control del sindicato más poderoso de América Latina. Así: “Aunque mis derechos están siendo conculcados por encima de mis intereses particulares antepongo el interés general de todos y de cada uno de los trabajadores de la educación, a ellos debo mi lucha. El futuro del SNTE está más allá de protagonismo personales, vamos unidos, vamos sin miedo, vamos por él”.

Apuntó que le toma la palabra al Presidente electo Andrés Manuel López Obrador, en el sentido de buscar nuevos liderazgos educativos a través del voto libre y secreto.

Antier, de manera inesperada, Juan Díaz de la Torre –el sucesor de Elba Esther–, pidió licencia definitiva al liderazgo del sindicato, refiriendo que buscaba así frenar cacicazgos. Su lugar fue ocupado por Alfonso Cepeda Salas, quien se desempeñaba como secretario general del sindicato.

Y aunque el mismo jueves se dijo que Cepeda Salas quedaría como encargado de despacho en la dirigencia del SNTE, se informó que en realidad quedaría como secretario general del sindicato, cargo que mantendría hasta 2024. Alfonso es cercano a Juan Díaz, pero ya puso sus barbas a remojar y dijo que se suma a la cuarta transformación de Andrés Manuel López Obrador.

LA CNTE, UNA PIEDRA EN EL ZAPATO

Luego de poco más de cinco años presa, la maestra vuelve por sus fueros a reclamar su cargo de presidenta vitalicia.

En el video difundido, de dos minutos y medio, Gordillo Morales señaló: “A nadie sirve, ni a la sociedad, ni al Estado, ni a la educación, ni a los trabajadores de la educación un Sindicato débil y dividido. Para lograr nuevamente la unidad y la fortaleza necesaria, le tomamos la palabra al Presidente electo, tenemos que construir nuevos liderazgos surgidos del voto libre, incluyente, secreto y universal de todos y cada uno de los trabajadores de la educación”.

Pero no la tendrá nada fácil, pues deberá enfrentar a Alfonso Cepeda y a una férrea oposición, que es representada por el ala disidente de maestros aglutinados en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

En entrevista con Grupo Cantón, Enrique Enríquez, líder de la sección 9 de la CNTE, refiere que desde su creación, “hemos rechazado y desconocido la figura de presidente vitalicio del SNTE y, por tanto, todos y cada uno de los actos que realice quien detente este ilegítimo cargo”.

Enríquez exhorta, a nombre de sus compañeros de la Coordinadora, a que el magisterio nacional desconozca a las dirigencias seccionales impuestas “por el manejo centralista y corrupto de Juan Díaz y el heredado por Elba Esther Gordillo para que, en pleno uso de los derechos sindicales, cada sección organice asambleas desde las secciones y centros de trabajo, para la toma de decisiones y elección de representantes, a fin de que logren colocar representaciones sindicales seccionales democráticas y de auténtico perfil sindicalistas”.

El mismo líder de la disidencia, apunta: “Los acomodos cupulares del SNTE no representan un proceso de democratización del sindicato, ni garantizan que se ejercerá la libertad sindical en los procesos de elección de dirigentes y representantes sindicales”.

Remata Enrique Enríquez: “(Los movimientos) son actos entre espurios, para no perder prebendas y situarse en diferentes lugares, para continuar con los mismos manejos clientelares que tanto daño le han hecho al magisterio del país”.

Lo dicho: Elba Esther Gordillo regresa, pero se encontrará con obstáculos en su camino.

La repudian en Oaxaca

Las reacciones ante un eventual regreso de Elba Esther Gordillo a la dirigencia del SNTE no se hicieron esperar. Por ejemplo, el Movimiento Democrático de los Trabajadores de la Educación de Oaxaca (MDTEO) externó su repudio a los “acuerdos cupulares” con el futuro secretario de Educación Pública (SEP), Esteban Moctezuma Barragán, “para entregar la gobernabilidad” de esa dependencia “al caciquismo” de la otrora lideresa.

Maestros inconformes de la Sección 22 del SNTE, exigieron a Andrés Manuel López Obrador que se respeten los derechos laborales de los trabajadores, y que se garantice una democratización en el sindicato.

Los maestros de esta sección están en contra de la estrategia elbista para volver a enquistar “a sus títeres en el SNTE, con el voto libre y secreto, en un congreso nacional extraordinario a modo”.

Los mismos mentores inconformes lanzaron un mensaje al Presidente electo Andrés Manuel López Obrador para que lance una convocatoria para la democratización del SNTE.