Iztacalco, de pena ajena

205

CDMX, HOY Y MAÑANA
Por Arturo Ríos Ruiz.

IZTACALCO, UN MULADAR.- Cuando Armando Quintero recibió la alcaldía de Iztacalco, habló del abandono en que la dejó su antecesor, Alfredo Aurelio Reyes García, de la suciedad de los parques públicos, calles destrozadas, carentes de mantenimiento las escuelas y la falta de alumbrado público y otros servicios.

Aumentó la inseguridad y no se puso atención a los servicios urbanos; se entendió que Reyes sólo llegó a no hacer nada, eso es corrupción que debería tener consecuencias.

Hay algo más que olvidó el alcalde; nos llegó un video en el cual se hace un recorrido por las oficinas de la alcaldía, donde se nota que es peligroso encender un ventilador, pues alborotaría polvo, y tierra por doquier.

Asimismo, los escritorios y sillas en estado más que lamentable, persianas destruidas, cajas amontonadas en rincones y escritorios con basura, plantas secas, en fin, un muladar. Seguramente en las mismas condiciones estarán otras alcaldías y se deberían fincar responsabilidades.

Lo anterior muestra que no hay sensibilidad en los funcionarios públicos, incluyendo al alcalde Quintero, pues solo ve para afuera y nada dice del desaseo en el lugar donde trabaja.

No hay sentido de urbanidad, es un desprecio a los empleados; Quintero fue delegado en esa demarcación y no entendemos por qué hoy no pone atención a esa situación que da vergüenza ajena.

“EL REY” ACABA CON TODOS.- Como van las cosas con el juicio del Chapo, muchos ya remojan sus barbas, los que tuvieron y tienen trato con la delincuencia organizada, feria de millones de dólares como si fuera kermés.

Genaro García se queja de infamia, igual Gabriel Regino, pero el golpe ya lo recibieron y si pensaban que todo había pasado ya saben que está en peligro su libertad.

Genaro García Luna, ex Secretario de Seguridad Pública en el sexenio del ex Presidente Felipe Calderón. Foto: TERCERO DÍAZ /CUARTOSCURO.COM

El juicio parece calculado, salen nombres de muchos en las vísperas de la llegada de un nuevo régimen. Tiembla el que termina y gran responsabilidad para el que llega.

SEGURIDAD.- Con Ernesto Zedillo fue un fracaso el Sistema Nacional de Seguridad, tenía 10 mil elementos del Ejército, seis mil policías de caminitos y los policías de cada entidad, fue un fracaso, de eso sobrevive sólo PFP.