Trastornos de la alimentación

52
Foto; Especial

Más de 10 millones de personas se ven afectadas por graves trastornos de la alimentación como la anorexia, la bulimia y episodios de atracones de comida, de acuerdo con la Asociación Nacional de Trastornos de Alimentación. Si bien cualquier persona puede sufrir de un trastorno alimentario, son más comunes entre las mujeres adolescentes y jóvenes. Además de tener un impacto negativo en la salud del individuo y la calidad de vida, trastornos de la alimentación también afectan a la autoimagen, las relaciones con familiares y amigos, y el rendimiento escolar o laboral.

Los trastornos alimentarios también pueden afectar la salud bucal de una persona. Sin la nutrición apropiada, las encías y otros tejidos blandos dentro de la boca pueden sangrar con facilidad. Las glándulas que producen la saliva pueden inflamarse y los individuos pueden experimentar la boca seca crónica. Vomitar con frecuencia puede afectar los dientes también. Eso es debido al ácido estomacal fluyendo sobre los dientes y quitando el esmalte hasta el punto de que los dientes cambian de color, forma y longitud.

TIPOS DE TRASTORNOS

Anorexia
Normalmente, esto implica un miedo extremo de ganar peso o un temor a engordar. A pesar de que estos individuos pueden ser muy delgados, se ven a sí mismos “gordos”.

Bulimia
También incluye los temores de tener exceso de peso. Pero incluye períodos ocultos de comer en exceso (atracones). Para “deshacer” el hecho los individuos se obligan a sí mismos a “vomitar” o usar de laxantes o enemas.

Los trastornos alimenticios pueden deberse a condiciones psicológicas, interpersonales y sociales.

PARTES DEL CUERPO QUE AFECTA

Corazón
De 5 a 10% de las personas que desarrollan anorexia nerviosa mueren por su causa.
Huesos
Éstos sufren deterioro como seis meses después de que alguien comienza a mostrar un comportamiento anoréxico.
Boca
La salud bucal se deteriora. Los trastornos alimentarios también pueden afectar la salud bucal de una persona.

ALIMENTOS PARA UNA BUENA NUTRICIÓN

Futas y verduras. Son fuente de vitaminas, minerales y fibra que ayudan al funcionamiento del cuerpo, permitiendo un adecuado crecimiento y buena salud.
Leguminosas y alimentos de origen animal. Proporcionan proteínas necesarias para el crecimiento y desarrollo así como para la formación y reparación de tejidos.
Cereales y tubérculos. Fuente principal de la energía que el organismo utiliza para sus actividades diarias. Si se les consume enteros, también son fuente de fibra.