Naranja con jugo

14

Rotterdam, Holanda.– Tras el fracaso que significó no clasificarse a la pasada Copa del Mundo en Rusia, Holanda eligió a Ronald Koeman como su seleccionador con miras a la Eurocopa 2020 y el Mundial 2022.

El trabajo del famoso Tintín ya comienza a rendir sus frutos, sobre todo después de la victoria por 2-0 en casa ante Francia, que tenía una hegemonía sobre La Naranja Mecánica de cinco duelos sin derrota.

Con este resultado, los tulipanes dependen de sí mismos para avanzar al Final Four, que definirá al primer campeón de la UEFA Nations League, para ello le vale conseguir un punto ante una Alemania, que con el resultado entre galos y holandeses, firmó su descenso a la Liga B del certamen de naciones europeo.

¿Y FRANCIA?

Los dirigidos por Koeman se hicieron del control del juego desde el silbatazo inicial, los disparos de Georginio Wijnaldum y Memphis Depay, contenidos por el arquero francés Hugo Lloris en los primeros instantes, fueron el aviso de lo que sucedería más adelante en el encuentro.

Un Campeón del Mundo desconocido, apenas respondía con aproximaciones, la más clara, un disparo de afuera del área de Benjamin Pavard, que pasó sólo unos centímetros arriba de la portería de Jasper Cillessen.

Antes de culminar la primera mitad, Georginio Wijnaldum aprovechó un rechace de Lloris, a disparo de Ryan Babel dentro del área, para firmar el primero para Holanda.

REVANCHA

En los segundos 45 minutos, la tónica fue la misma, los locales generaron las mayores y mejores jugadas de gol, pero entre Hugo Lloris y la falta de puntería de sus delanteros, no permitieron que el marcador fuera más abultado.

Un doble remate, primero con la cabeza y después con la pierna derecha de Denzel Dumfries, fue atajado en ambas ocasiones por el guardameta francés.

La desviada providencial ante un disparo de tiro libre por parte de Depay agrandó aún más la figura de Lloris en el encuentro.

Memphis taladró la defensa visitante y, al plantarse ante el meta acometió, pero de nueva cuenta Lloris se plantó para apagar el fuego.

Cuando el partido estaba por extinguirse, una falta de Moussa Sissoko dentro de su propia área sobre Frankie de Jong, fue señalada como penalti por el árbitro del partido.

Fue hasta entonces que Memphis Depay tuvo la oportunidad de vengarse de Hugo Lloris, para por fin vencerlo desde los once pasos y lo hizo con una definición al estilo Antonin Panenka para decretar el 2-0 final.