Ser aficionado de Cruz Azul… un don de Dios

169
Daniel Quintana

Para muchos un orgullo, para otros un constante calvario, pero lo cierto es que los aficionados de Cruz Azul están en boca de todos.

Cruz Azul, un equipo originario de Ciudad Cooperativa, Hidalgo, pero asentado en la Ciudad de México, ha sido objeto de burlas y críticas por sumar 20 años, casi 21, de no ser campeón de la Liga MX.

Estas manifestaciones han pasado de lo ridículo a lo sublime, de lo exagerado a lo común, y de un término a un fenómeno.

¿QUÉ ES SER UN AFICIONADO A CRUZ AZUL?

Luis Reyes, un aficionado que visita cada 15 días el Estadio Azteca para presenciar los partidos de Cruz Azul, nos explicó su sentimiento por estos colores y lo fácil que es dejar a un lado las críticas.

“Para mí es un orgullo ser aficionado de Cruz Azul. Desde que tengo 15 años apoyo a este equipo que para mí es único y especial. Me tocó ver la época dorada con Miguel Marín, el Kalimán Guzmán y Alberto Quintano”.

Sobre las burlas dijo que “no me afectan, creo que es parte del futbol, hay buenos y malos momentos. Nos han tocado los peores en los últimos años, pero como aficionado te puedo decir es mayor la pasión que el resentimiento por esta mala racha”.

20 años sin ser campeón “claro que pesa, y mucho. Hemos perdido finales, pero lo que tiene Cruz Azul que otro equipo no tiene es la lealtad, siempre estamos para el equipo y seguirá siendo así, somos los más fieles y eso no les gusta a los demás”.

ESTE ES EL AÑO BUENO

El cambiar el Estadio Azul por el Azteca “no es ningún problema, en este estadio conseguimos casi todos nuestros títulos. Existe esa mística y creo que ahora lo están demostrando los chicos”.

Este torneo “creo que es el bueno, ya ganamos la Copa, ahora falta la Liga. Sabemos que la Liguilla será complicada, ahí está Santos y aunque no nos guste América también es candidato, pero ahí es donde se verá de qué está hecho Cruz Azul”.

“Confío que podremos ser campeones, en ese momento, todos estos años donde nos quedamos cerca, donde todos se burlaban de nosotros quedará en el olvido, porque te lo digo, irle a Cruz Azul es un don de dios”.

Luego de escuchar las palabras de un aficionado recalcitrante podemos asegurar que los seguidores de Cruz Azul, en su mayoría, son personas de admirar, no sólo por sentir a su equipo con el corazón, sino por la lealtad incondicional que demuestran.

¿Obtendrán su recompensa terminando con 20 años de sequía? Quizá. Al tiempo.