Jorge Salinas, Napoleón y más

8803
Raquel Bigorra

Fuimos a Aguascalientes con A oscuras me da risa, y estuvo muy sabroso pues fue la última función en gira de este año de Jorge Salinas. Y estuvo más simpático de lo normal. Contento, agradecido.

Me contó justo anoche que fuimos a cenar, que está feliz con el elenco que le tocó en la nueva historia que va a estelarizar para Grupo Imagen. Me dice que Lorena Herrera, interpreta a su esposa y que es un lujo trabajar con ella.

Muy relajada y buena compañera. Y así la mayoría de la gente se expresa de ella. Se sumó a la plática Lourdes Murguía, quien anda de gira en tres obras de teatro diferentes, y nos dijo: “Disciplina, ese es el secreto de esta carrera”. Y agregó que Lorena es muy disciplinada.

Jorge en Aguascalientes me dijo que vendría a ver la función Napoleón y familia. Yo me emocioné muchísimo pues vivimos algo muy padre una Navidad, hace algunos ayeres. Nos encontramos en camerinos y nos abrazamos con mucho cariño. Hasta le aventé un pasillo de mambo y cumbia como lo hicimos en un Cantando y bailando por un sueño, un fin de año. Su esposa, lindísima, me contó que lleva casada con el cantautor 37 años y procrearon 4 hijos: “Andaba de gira mi marido en la cumbre de su carrera y no más llegaba a casa y me volvía a embarazar”, me confesó.

Napo, no para de trabajar. Vive en Aguascalientes y se la pasa con presentaciones en toda la República. Hoy estará con su show en Tlaxcala. Ya le pedí que me dé una fecha para que venga a ConTacto. Me prometió que sí viene, así que ya les estaré compartiendo en este mismo espacio la fecha, para que le sigan la pista. Por lo pronto, anoche tuvimos a Laura Zapata cantando en vivo Cielo rojo.

Qué voz e interpretación. Al galán Mauricio Islas, quien está triunfando en su obra Dos más dos, lo metí en aprietos a la hora de bailar salsa. Karenka llegó con tremenda sabrosura y nos cantó su sencillo a ritmo de promoción.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Seguimos guaracheando, compartiendo y disfrutando cada jornada laboral. Si no, ¿qué chiste? Además me fui a la Riviera Maya con mis amigos de zumba. Aquí les comparto que soy oficialmente embajadora de zumba para México y vengo con muchas sorpresas. Próximamente hasta una colaboración musical me voy a aventar.

Por lo pronto, nos leemos próximo el viernes en El manual de la buena esposa.