“No es pecado vivir con alguien que fue casada”: Sandarti

697
Shanik Berman

Héctor Sandarti, antes eras muuy católico, ¿ya no lo eres? ¿No sientes que vives en pecado al haberte casado con una mujer divorciada, lo cual está prohibido por el catolicismo?

Sigo siendo católico y creyente; yo puedo dudar de mi familia, de mis amigos, pero no puedo dudar de Dios y ante mis ojos, no vivo en pecado.

Paulina no se casó virgen contigo, eso es pecado, ¿le reclamaste?

¿Cómo reclamo algo que yo mismo no puedo ofrecer? Sería muy machista y muy estúpido de mi parte; y cuando la conocí supe que fue casada y que tenía una hija y ni modo que la tenga por obra del Espíritu Santo. Si estuviera con una mujer de 20 años, tampoco le habría reclamado que fuera virgen, en ese sentido, no soy machista.

¿No es confusa tu situación siendo tan católico?

Amo la religión católica por Dios, pero no soy católico que sigue al pie de la letra todos los dogmas del catolicismo; siento que Dios quiere que sea feliz sin hacerle daño a nadie, y eso se lo estoy cumpliendo.

Tu esposa, Paulina Segura, no tiene matriz, al casarte con ella renunciaste a tener hijos, ¿fue una decisión difícil?

Fue muy fácil, no tengo imagen paterna; mi papá murió de cáncer cuando yo tenía un año de edad y mi madre nunca tuvo novio; para mí el vínculo paterno no existe y no ser padre biológico y que nadie me diga nunca papá no me frustra. Por Paulina renuncié a tener mi propia familia sin problema; no me tocó ser padre y ni modo-, dijo Héctor Sandarti, quien después de 25 años con exclusividad en Televisa conduce en Un nuevo día, en Miami.

¿Tú puedes tener hijos?

Físicamente no sé, cuando intenté nunca pude; ahora es mi voluntad quedarme con Paulina y su hija Juliana.

¿Eres estéril?

No me hice estudios, pero no los tuve antes y acabo de cumplir 50 años y el conteo (de espermatozoides) es más bajo y Paulina me dijo el primer día: “No puedo tener hijos”. Empecé la relación sabiendo que no iba a ser nunca padre biológico y lo acepté, empezamos como summer lovers, ella vino a México y al año invité a madre e hija a mi casa con todo y perro y les di un llavero con las llaves de mi casa.

¿Mantienes a su hija?

Ella tiene a su papá y a su mamá; yo soy el tercero de a bordo y compartimos con cariño la responsabilidad de ser papás. Me siento bien haciéndola de papá, me ahorré las trasnochadas, las alzas de temperatura, que es algo que no sé si lo extraño, porque nunca lo viví, pero me encanta lo que estoy viviendo ahora.

Podrías andar con una chavita, si quisieras…

Nunca me gustaron chiquitas, veo muy difícil encontrar a alguien como Paulina, con su belleza, sus valores y su inteligencia-, concluyó.