El terror habita en tu nuevo hogar

El terror habita en tu nuevo hogar

688
0
Compartir

Calificación: Regular

Con la película Inquilinos, encontramos un proceso muy interesante en cuanto al género de terror en México, aunque la cinta tiene algunas deficiencias, el trabajo y desarrollo hecho por los productores, guionistas y el director, es de aplaudirse, pues presentan una historia diferente y que tiene mucha tradición mexicana, el mundo de la santería.

Para empezar a desmenuzar la película, quiero comentarles que Inquilinos es protagonizada por Erik Elías y Danny Perea, quienes presentan a una joven pareja, que se muda a un viejo departamento en Guadalajara, para comenzar de nuevo. Pronto se darán cuenta que en la vecindad habita una fuerza sobrenatural que los confrontará con sus peores miedos poniéndolos en peligro y convirtiéndolos poco a poco en…los Inquilinos.

Ahora bien, lo bueno de la película es que conforme avanza, la tensión y el ambiente de misterio evoluciona de buena manera, pues nos vamos adentrando de forma correcta en la ficción planteada por Chava Cartas, el director, la situación que vive el personaje de Danny Perea se torna cada vez más sombría y terrorífica y el espectador puede sentirla, el recurso de la santería ayuda muchísimo a mantener el interés, pues llama la atención y es algo que rara vez ha sido tocado en alguna película moderna. La velocidad de las escenas es rápida y justa, pues todo sucede de manera fluida y atrapante; los efectos logran generar preocupación en algunos momentos, porque más que jump scares, lo interesante es que se genera en la mente del espectador el morbo por esperar nunca verse involucrado en una trama igual, y lo puedo decir de propia voz con una escena en particular sobre el final, que de verdad me dejó sorprendido por el nivel de tensión que generó en mi mente. Algo también interesante es el hecho de ver una vecindad como cualquier otra en cualquier parte de la Republica, y saber que detrás de alguna de esas puertas, puede estar sucediendo algo escalofriante y nosotros no lo sabemos, lo padre es jugar con ese nivel de ficción y terror palpando algo tan cotidiano y real.

Dentro de las fallas que encuentro en la cinta es que para empezar, la química entre los protagonistas se nota nula, simplemente es de no creerse el que sean pareja los actores Danny Perea y Erick Elías, puesto que las situaciones y reacciones no dejan ver a una pareja que se ama y que trata de superar conflictos de su pasado, su desarrollo en pobre en cuanto a guion. Otra cosa que descuidan un poco son algunas escenas en edición, pues la parte de voz e imagen se encontraba desfasada al menos 1 segundo, lo que no permitió disfrutar mucho al espectador, pero esto quiero creer que fue por algún error del complejo en el que nos encontramos y no por el equipo de producción, pues sería garrafal el fallo para una buena corrida comercial. Faltó más desarrollo en el tema de la santería, indagar más y presentarlo, puesto que es muy interesante, así como conocer más sobre el ente maligno que se encarga de perjudicar a la joven pareja.

En general, la cinta es disfrutable pero no genera mayores emociones, para la época de Halloween y Día de muertos es una buena alternativa, y de verdad es interesante la apuesta de la santería, creo que es un muy buen primer paso para el desarrollo de nuevas historias y apuestas en el género de horror en México.