Hoy presentamos: ¡Mi hora y 10 minutos con AMLO!

684
Andrea Escalona

Apachurro, señora bonita. Seguimos de gira con Las recogidas, y esta semana viajé a Guadalajara, llegué al aeropuerto y pensé que iba a ser un viaje normal (consejo, háganse amigos de las personas que los registran en el avión, siempre les darán los mejores asiento y siempre vayan arreglados, porque nunca sabes junto a quién te vas a sentar). Le hice platica a la señorita de Interjet y me dio el mejor lugar, salida de emergencia con el respaldo hacia atrás.

Los vuelos no estaban saliendo por neblina, quizá tendríamos que esperar pero tuvimos suerte, el nuestro fue el primero en despegar. Llego al avión, me siento y cierro los ojos, estaba cansada pues me había levantado temprano, cuando los abro, estaba entrando Andrés Manuel López Obrador, el último pasajero en subir y lo acompañaban dos caballeros. Vi que se aproximaba hacia mí, le sonreí, me regresó el gesto y se sentó a un lado, ambos teníamos pasillo en la misma línea. Yo voté por él con mucha fe, pues estaba muy decepcionada del PRI, y Anaya no logró convencerme. También pensé que alguien que había luchado tanto por algo, iba a hacer un buen trabajo. Se me salió lo fan y le pedí una foto, el súper amable se la tomó conmigo y con toda la gente que empezó a acercarse. Todos estábamos muy emocionados y se sacó más fotos que Mickey Mouse en Disneylandia.

Se cambió de asiento junto a la ventana antes de que el avión despegara y llamó a su ayudante, pues quería hacer un video sobre el aeropuerto de Texcoco y llamar a la consulta ciudadana. Sacó un peine vino tinto, mientras me decía: “Esto es producción”, y comenzó a peinarse antes de hacer su video para redes sociales.

Por mi mente pasaba: “¿Cuánto costará mi lugar junto al próximo Presidente de México?”, mucha gente se le acercó en esa hora con 10 minutos de vuelo; unos para felicitarlo, otros para tomarse un foto, darle una carta, decirle que no les parecía lo de los maestros o lo de Texcoco, en fin, él escuchó a todos diciendo: “Lo tomaré en cuenta”, y yo terminé siendo la segunda ayudanta a bordo, tomando un chorro de fotografías y recibiendo felicitaciones como si fuera parte del equipo. Al final del día, el equipo es México.

Me parece increíble que el próximo Presidente tenga ese contacto con la gente. ¿Qué si es populismo? ¿Que si nos puso en riesgo? La verdad yo nunca sentí miedo, pero sí me sentí muy orgullosa de esta junto a él.

Qué bueno que me peiné! Este consejo te doy, porque tu amiga Escalona soy.

P.D: ¡No mientan por convivir!