Por los pueblos originarios y los barrios

Por los pueblos originarios y los barrios

752
0
Compartir

La legisladora perredista se declaró a favor de la naturaleza y medio ambiente, así como por conservar los usos y costumbres de la gente

CIUDAD DE MÉXICO.– A favor del medio ambiente, naturaleza, de las comunidades indígenas, barrios y pueblos originarios se manifestó la diputada local por el PRD Paula Andrea Castillo Mendieta, y por eso manifestó su rechazo a la construcción de la terminal aérea en Texcoco, Estado de México.

Las grandes construcciones causan severos impactos ambientales y la marginación de sus habitantes, principalmente de los grupos más vulnerables, aseveró.

Con datos en la mano, dio a conocer que cuando menos existen más de medio millón de indígenas en la Ciudad de México, sin contar los habitantes de los barrios y pueblos originarios que deben conservar usos y costumbres, pues así lo establece la carta magna local.

De igual manera, refirió, todos los capitalinos están obligados y comprometidos a cuidar el medio ambiente porque está en riesgo el futuro de nuestros hijos.

Ante decenas de personas en el Monumento a la Revolución, la legisladora perredista se declaró a favor de la naturaleza y medio ambiente, cuidando las áreas verdes en el Valle de México para alcanzar la calidad de un mejor aire que beneficien a nueve millones de habitantes, ahora que se acerca la temporada invernal.

Manifestó que más allá de la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco, con serios impactos ambientales para la Ciudad de México, se deben privilegiar los derechos de los indígenas, los usos y costumbres de los habitantes de los barrios y pueblos originarios.

Ante actrices, actores, luchadores y ciudadanía, Paula Andrea Castillo Mendieta, señaló que todos los programas ambientales a favor de la metrópoli, serán poco eficientes si no van acompañados de otras medidas que ayuden a mejorar la calidad del aire.

Las grandes construcciones que se llevan a cabo en la periferia de la Ciudad de México como el aeropuerto en Texcoco, dijo, causan severos impactos ambientales, y quiénes pagan son los ciudadanos con mayores restricciones para la circulación de los autos, contingencias ambientales y otras medidas “que debieron corregirse de origen”.

Asimismo, añadió, la Ciudad es cosmopolita gracias a la diversidad de su población, sobresaliendo las comunidades indígenas residentes y los habitantes de los barrios y pueblos originarios.

Por ese motivo, agregó la legisladora local, quienes desempeñan un cargo o representan a los ciudadanos en el Congreso de la Ciudad de México, están obligados a velar por este sector de la población.

Además, precisó, el poder legislativo de la mano del ejecutivo deberán cumplir el mandato de la Constitución de la CDMX, determinado un plan que ponga a salvo sus derechos, usos y costumbres, pero sobre todo que tengan acceso a todos los programas del Gobierno de la Ciudad de México.