¡Saca, prende y sorprende!

56

Por: Jetzael Molina Sedeño

Esta vez mi cuerpo errante deambuló por las calles de la ciudad, la dirección que tomó me llevó por los rumbos de la colonia Obrera, barrio que se fundó a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Famoso por haber sido unos de los puntos más importantes en donde se establecieron fábricas e industrias textiles dentro de la metrópoli.

El domingo por la tarde asistí a un evento de reggae completamente gratis, abierto al público en el Parque de las Artes Gráficas en la Casa de Cultura Othón Salazar. Al tratarse de una fiesta reggae uno sabe que se la va a pasar bien, que el baile es seguro, pero sobre todo, tener presente que la vibra que se genera en ese tipo de convivencias es especial.

Es evidente que al tratarse de reggae no hablemos de la marihuana, aquella planta que se asocia principalmente a la cultura rasta, al género musical como tal y a las tradiciones de los pueblos que habitan las zonas de Jamaica o en cualquier otra parte del mundo donde el cannabis tiene diferentes usos y de formar parte de la vida cotidiana de las personas. Y es que los asistentes que se acudieron al evento mantuvieron viva la tradición de “prenderse un toque” mientras el alma y el cuerpo le bailan al amor, a la libertad y a la energía del universo, a la naturaleza viva.

A través de las redes sociales fue como me enteré del evento organizado por el colectivo AFRIKAN BLOOD SOUND SYSTEM & ROOTSLAND . Las actividades musicales arrancaron a partir de las 13 horas y se extendieron hasta las 18:30. La tocada de reggae y sound system reunió a una gran cantidad de personas que fueron a disfrutar los ritmos que toman como referencia al ska, el rocksteady, dub o el rhythm and blues,

Después de atender algunas actividades en el Museo Universitario del Chopo, me encontré con mi amigo Alonso en la estación Obrera, línea 8 del STC Metro. Una vez reunidos caminamos rumbo al parque donde sería el concierto; pasamos el tradicional mercado Hidalgo y al cabo de uno minutos llegamos al lugar.

El Parque de las Artes Gráficas se encuentra en Dr. José María Vertiz y Dr. Arce. Las bocinas retumbaban en el centro cultural, el aroma a marihuana envolvía la atmósfera del lugar , sobre las gradas había personas que observaban los pasos de los que bailaban en la pista. A nuestra llegada nos percatamos que la banda sí le cayó al evento de reggae gratuito, estaba bastante lleno el recinto en donde se realizaban las actividades musicales.

A pesar de que los jóvenes que ahí se encontraban fumaban hierba, dentro del foro cultural había familias que bailaban y disfrutaban el momento. Los niños ahí presentes, sin alarmarse de las acciones de los adulto, se movían al ritmo del reggae de los grupo Zimbabwe México y Santa Fe Roots.

Cuando se organizan este tipo de eventos es el momento en donde la comunidad que le gusta el reggae se reúne para pasar un buen rato entre pláticas recordando memorias, o bien, prefieren bailar con exquisita cadencia los acordes de las guitarras o del saxofón, y por qué no, fumar de la pipa de la paz. Cada vez que asisto a este tipo de eventos me queda claro que en la ciudad y en general, en el país hay una gran cantidad de personas que consumen marihuana. Lo que me hace reflexionar acerca de la situación en la que nos encontramos actualmente con respecto a los temas de la legalización y despenalización de esta planta, así como de las consecuencias que padecemos como sociedad a raíz del prohibicionismo y de las estrategias de seguridad ejecutadas de manera irracional por parte del gobierno federal y los vínculos que existen entre los poderes públicos y el crimen organizado.

Y a propósito de este evento de reggae y sound system en donde la banda convivió en un ambiente bastante tranquilo, lejos de esos prejuicios que tienen algunos sectores de la sociedad acerca del consumo de esta planta. Me pregunto, ¿qué papel tomará México ahora que tendremos nueva administración y encarando un contexto global en el que el consumo de la marihuana se ha legalizado en diferentes países? Caso reciente el de Canadá.

Los cambios que trae consigo una política como la que implemento el país del norte en cuanto al uso, su producción, venta y distribución de la cannabis entre los consumidores de la región, nos da una referencia del rumbo que debe tomar México.

El país atraviesa por una crisis de inseguridad tremenda, se contabilizan hasta el momento más de doscientos mil muertos desde que inició la guerra contra el narco, hay alrededor de 30 mil desaparecidos y las cifras aumentan. Esta claro que el prohibicionismo y mantener en la ilegalidad el consumo trae consecuencias devastadoras en el tejido social.

El hecho de que la marihuana esté regulada trae consigo beneficios económicos para el gobierno que legalice su uso, producción, venta y distribución. Se le brindan derechos al consumidor, al menos sabe qué se está fumando y cuál fue el proceso que se llevó acabo para obtener una planta de marihuana con cierto nivel de THC.

Legalizar su consumo y regular la venta le resta poder a los grupos del crimen organizado y así el gobierno está obligado a crear políticas públicas en materia de salud para atender las diferentes situaciones que se presenten al momento de despenalizar el uso del cannabis.

El hecho de que realicen eventos como el concierto de reggae en la ciudad visibiliza a una sector de la sociedad que esta carente de ser escuchado, los fumadores de marihuana, los cuales deben de reconocerse sus derechos y respetar sus decisiones.