Viktoria que alivia

13

Madrid, España.– Un Real Madrid en crisis logró derrotar 2-1 al Viktoria Plzen en la tercera Jornada de la UEFA Champions League en el Santiago Bernabéu.

Una conquista más que necesaria, dado que el cuadro Merengue no pasaba por su mejor momento tanto en la Liga Española como en la máxima competición de clubes en Europa, pues en sus últimos cinco compromisos en ambos certamenes acumulaba cuatro derrotas y un empate.

El más reciente triunfo de los blancos databa de hace un mes, el 22 de septiembre, cuando derrotaron como local al Espanyol de Barcelona por la mínima diferencia.

SÓLO UNO

A pesar del bajo nivel mostrado por los de la capital de España, se esperaba que el conjunto del Viktoria Plzen no fuera un rival de soncideración, y así fue durante gran parte del juego.

En los primeros minutos del encuentro, Sergio Ramos, el hombre de la polémica, por un altercado con Sergio Reguillón, en el entrenamiento previo al choque internacional, cabeceó un centro desde la esquina que fue a dar al poste derecho de la cabaña contraria.

Aunque Keylor Navas tuvo que emplearse a fondo para evitar la caída de su marco, en un mano a mano ante Milan Petrzela, los Merengues supieron responder.

A los 11 minutos, un centro preciso de Lucas Vázquez, fue rematado con la cabeza por Karim Benzema para inaugurar los cartones.

El atacante francés tuvo en sus pies la posibilidad de ampliar la ventaja, pero el arquero Ales Hruska lo evitó con los pies. Y fue el mismo Hruska, en un error grosero, que puso en charola de plata el segundo tanto para los Vikingos, que desperdició Francisco Alarcón.

HONRA

A 10 minutos de iniciado el complemento, una combinación entre Federico Valverde y Gareth Bale, que firmó el galés con un taconcito, dejó solo a Marcelo ante el cancerbero rival; el brasileño, con la técnica que lo caracteriza, definió con un toque suave ante la salida de Hruska, para el segundo del Madrid.

Todavía Bale pudo conseguir el tercero, pero una salvada providencial del arquero del conjunto checo, salvó a su escuadra.

Una jugada individual de Patrik Hrosovsky, quien taladró a la zaga blanca, dejó al número 17 del Viktoria en las fauces de Navas, al que venció con un disparo cruzado faltando poco más de 10 minutos en el reloj.

Sin embargo, a pesar del esfuerzo rival, el Madrid se quedó con los tres puntos, que significan un bálsamo ,justo antes de medirse a su archirrival, el Barcelona en la Liga.