González, al rescate

18

Ciudad de México.– Carlos González llegó al seno universitario para el Apertura 2018, junto a Felipe Mora, como parte de la solución ante la salida del gran goleador chileno Nicolás Castillo.

Y hoy el paraguayo tuvo su mejor tarde vestido de azul y oro marcando tres goles en el empate 3-3 entre Pumas y Tigres en el Olímpico Universitario.

FERIA DE GOLES

La fiesta de Carlos González comenzó temprano, después de que Felipe Mora ingresara al área rival y sacara un disparo desviado que llegó a los pies del paraguayo, que no dudó en sacar un potente derechazo para abrir el marcador.

Al tomar la ventaja, los felinos capitalinos dejaron la iniciativa a los regios, que a través de Eduardo Vargas igualaron los cartones.

El atacante chileno encontró un balón en tres cuartos de cancha y, tras quitarse a dos hombres, sacó un tiro lejano y colocado que venció la estirada de Alfredo Saldívar. Un golazo.

Los del norte no bajaron las revoluciones y, tras un saque lateral, Javier Aquino mandó un centro preciso y milimétrico a la posición de Rafael Durán, quien de mediavuelta perforó las redes auriazules.

Y fue Saldívar el que salvó a su escuadra de otro tanto, pues en enfrentamiento directo con André- Pierre Gignac, El Pollo sacó la mano de manera providencial para evitar la caída de su marco.

Antes del descanso una llegada de los del Pedregal por la banda derecha permitió a Pablo Barrera mandar un centro que fue rematado por González de primera intención con la pierna derecha, para de nueva cuenta igualar las cosas.

PARIDAD

Así como Pumas tomó la ventaja en los primeros instantes del encuentro, Tigres hizo lo propio en los albores del complemento.

Aquino, que fue una pesadilla para Alan Mozo durante todo el juego por la banda izquierda, desbordó de nueva cuenta para habilitar a André-Pierre Gignac, que sólo tuvo que empujar el balón al fondo de las redes.

Sin embargo, por tercera ocasión, la combinación Barrera-González rindió frutos para los universitarios de la Ciudad de México.

Pablo hizo suya la parcela derecha para enviar un servicio que Carlos cabeceó ante la tibia marca regiomontana, y de esta forma salvar a su equipo y dejar cifras definitivas.