Fiesta lagunera en la México catedral

Fiesta lagunera en la México catedral

419
0
Compartir

El gran Genaro Vázquez festejará con sus hijos y cuatro generaciones laguneras este aniversario

Ciudad de México.– Una auténtica fiesta lagunera se vivirá hoy en la Arena México para celebrar los 40 años de trayectoria del maestro Ge­naro Vázquez, mejor conocido como Blue Panther, quien decidió salirse de lo normal y organizar, con ayuda de los programadores del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), su propio festejo.

En charla con Grupo Cantón, el Maestro Lagunero explica que deci­dieron juntar a cuatro generaciones de La Comarca Lagunera, por lo que a su lado lucharán Panterita del Ring, su sobrino Black Warrior y Euforia, para enfrentar a la escuela de Jalisco, representada por Máscara Año 2000 y sus sobrinos: Sansón, Cuatrero y Forastero.

¿POR QUÉ NO ESTARÁN EN SU ESQUINA EN ESTA NOCHE TAN ESPECIAL SUS HIJOS?

– Quería hacer algo diferente, porque hay generaciones laguneras que vienen atrás de mí, y yo quería involucralos a todos, algunos yo los puse, pero los que me dieron esa sospresa fueron los de programa­ción: Franco Colombo, Pánico y José Luis Feliciano, quienes forma­ron este programa y pusieron por primera vez, después de 85 años, una lucha de relevos atómicos, cua­tro contra cuatro, que viene siendo la Nueva Generación Dinamita con El Macho de Lagos, para enfrentar­se a las cuatro generaciones lagu­neras, que vienen siendo Blue Pan­ther, Panterita del Ring, luchador que se presenta por primera vez en La México, y que fue la sensación en el norte del país en los años 80 con un boom impresionante, hoy en día lucha como Ephesto, además de Black Warrior, mi sobrino e hijo de mi hermana, quien estuvo un tiempo en el CMLL y representa a la tercera generación lagunera y, finalmente, Euforia, quien pertene­ce a la quinta.

Atrás de ellos vienen mis hijos, El Espanto, Soberano, Gran Gue­rrero, son generaciones que vamos marcando, y la idea fue juntar a todos los laguneros juntos en un mismo programa por primera vez, y hacer que La Comarca Lagunera se vista de fiesta, no por Blue Parther, sino porque todos están unidos.

¿PORTARÁ SU MÁSCARA?

– Sí, voy a luchar con máscara, ya tengo permiso del presidente de la Comisión de Lucha Libre, El Fantasma.

¿EL MOMENTO EN QUE PIERDE LA MÁSCARA Y SE LA EN­TREGA A EL VILLANO, HA SIDO LO MÁS DO­LOROSO DE SU CARRE­RA?

– No creo que haya sido lo más doloroso, ha sido lo más triste, por­que mi maestro, El Halcón Suriano, siempre nos inculcó que antes de ganar hay que saber perder y lo que hice yo en el centro del ring fue reconocer lo que hizo El Villano; sabía perfectamente a que me estaba enfrentando y contra quién; hacia dónde me podía catapultar o frenar y, afortunadamente, gra­cias al público y a la prensa, sigo vivo, amentengo un nivel de lucha aceptable.

¿LO MÁS DIFÍCIL A LO QUE SE HA ENFRENTADO EN LA LUCHA LIBRE?

– El estar separado de mi familia, a mis hijos no los vi crecer porque estaba viajando, trabajaba para obtener la comida y conviví poco con ellos, de hecho hoy en la lucha convivo más con ellos, pero siempre trabajé para poner el nom­bre de Blue Panther en lo alto.

¿QUÉ LE DEJA EL SER UNO DE LOS PRECURSORES DE LA ESCUELA LAGUNERA?

– Indirectamente soy un precursor del estilo de lucha lagunero, pero no soy el creador ni tampoco la bandera, eso sería mentir. He trans­mitido el conocimiento que tengo y lo que me enseñó mi maestro, y es el estilo que sigue perdu­rando, pero afortunada­mente La Comarca hoy tiene un estilo único y es símbolo de gente exitosa.

¿QUÉ SIGNIFICADO TIENE ESA MÁS­CARA Y VOLVER A PORTARLA?

Me emociono mucho, de hecho mis hijos me dicen que en cuanto me pongo la máscara me trans­formo, porque es otra cara, otros ojos, otra percepción, otro tono de voz, es otra mirada, no sé si sea cierto o me lo dicen para darme ánimo, pero yo me siento muy a gusto, con el respeto que siempre le he tenido a la afición, siempre la traigo conmigo desde que debuté aquel 8 de octubre de 1978 en un ring profesional. Ahora por respeto al público siempre la traigo en mi mochila como si no la hubiera per­dido y cuando tengo oportunidad de sacarla y presentarme con ella lo hago.

SI PUDIERA DECIRLE ALGO A SU CAPUCHA POR LOS 30 AÑOS QUE LO ACOMPAÑÓ, QUÉ LE DIRÍA?

– Uyyyy…muchas, muchas gracias, bendita sea donde quiera que te encuentres. Eres mi amiga, mi confesora, mi enfermera, mi paño de lágrimas…(se le corta la voz y está a punto de llorar) lo dejamos ahí.

¿LE FALTA A PANTHER ALGO POR HACER, CONQUISTAR O UNA META POR CUMPLIR?

– Sí, entregarles a mi otro hijo, El Hijo de Blue Panther, que es el ter­cero, y no hay más. El estar con mis tres hijos arriba del ring y entregar­lo a la prensa y el público, daré las gracias y diré: bendita lucha libre, empiezo a caminar, porque sé que mi invierno está próximo y hay que entenderlo y hay que respetarlo, porque sé que los golpes, las lastimaduras, las lesiones y los reflejos no son los mismos que hace tantos años.

¿CON QUÉ SE QUEDA DE ESTOS 40 AÑOS EN LA LUCHA LIBRE?

– Lo más satisfactorio que me ha dado la lucha libre es estar aún con todos ustedes, porque muchos de mis rivales ya no están con nosotros, y agradezco que en su momento fueron una pieza clave para subir mi historia o para decaer mi historia, estoy hablando de Love Machine, de El Monarca, les puedo hablar de otros tantos compañeros que ya no están con nosotros, pero en su momento fueron una compe­tencia muy leal para mí.

Blue Panther me ha dado todo, me ha dado la oportunidad de luchar en cinco décadas diferentes: 70´s, 80´s, 90´s, 2000, y ahorita en ésta, pero sobre todo, la oportunidad de es­tar con mis hijos arriba de un ring. También me dio la oportunidad de enfrentarme a grandes leyen­das como Cavernario Galindo, René Guajardo, El Profesor Sala­manca, Blue Demon, Black Shadow, Huracán Ramírez, Karloff Lagarde, Los Espanto. Vi crecer monstruos im­presionantes que no tenían cimientos y cayeron, pero los que tenían cimientos ahí andan, hablo de El Negro Ca­sas, Atlantis, Fuerza Guerrera, Negro Navarro, Solar, son la gente que le tie­ne respeto a esta disciplina y con eso me quedo.