Mamá después del cáncer

Mamá después del cáncer

841
0
Compartir

Muchas mujeres pueden quedar embarazadas y dar a luz, a pesar del tratamiento oncológico

Cada vez son más las mujeres que quieren ser madres des­pués de haber sufrido un cáncer de mama. Las causas de este fe­nómeno son dos.

Por un lado, la edad de detec­ción del cáncer ha bajado de for­ma notoria en los últimos años, gracias a los programas de diag­nóstico precoz. Y, por otro, con la decisión de tener hijos ha ocurri­do lo contrario: se ha ido retar­dando cada vez más.

Cada vez que una mujer que se ha recu­perado de un cáncer de mama siente el deseo ser madre, lo normal es que se plantee mu­chos interrogantes: ¿puedo ha­cerlo?, ¿qué condiciones debo cumplir?, ¿a qué riesgos me ex­pongo durante la gestación?, ¿y mi hijo?

Hasta hace unos años, los efectos de la quimioterapia y la radioterapia hacían que, en la mayoría de los casos, las mujeres que habían pasado por esa expe­riencia no pudieran ser madres, al menos no con sus propios óvulos.

Existe una creencia bastante extendida de que el embarazo es un factor de riesgo que aumen­ta las probabilidades de recidiva, es decir, que el cáncer reaparez­ca. En palabras de la Sociedad Estadounidense contra el Cán­cer (ACS), “hay una inquietud en cuanto a que los niveles hormo­nales elevados que surgen co­mo resultado del embarazo po­drían aumentar la probabilidad de que el cáncer regrese en una mujer que ha padecido cáncer de seno”. El tiem­po de espera idóneo para conseguir una gestación después de haber padeci­do cáncer de ma­ma y finalizar es como mínimo de 6 meses y lo recomenda­ble es espe­rar más de 2 años.

¿Hay riesgos para el futuro bebé?

Uno de los miedos principales es trans­mitir al niño, como rasgo hereditario, la predisposición a padecer cáncer. Sin embargo, según la Sociedad Estadounidense contra el Cáncer, “no existe prueba de que un his­torial de cáncer de seno en una mujer ten­ga algún efecto directo en su bebé”. Según este organismo, no se registra ningún au­mento en la tasa de defectos congénitos, ni problemas de salud a largo plazo.

CONGELAR TEJIDO OVÁRICO

Se implan­ta de nuevo tejido ovári­co extraído, y se puede conseguir un embarazo natural

CONGELAR ÓVULOS

Para po­der conge­lar ovocitos también de­be someter­se a un tra­tamiento de estimulación hormonal

CONGELAR EMBRIO­NES

La supervi­vencia de los embriones después de la congela­ción es muy alta, entre 40 y 90%

ANTES DEL T R ATA­MIENTO

Si pone en riesgo tu fer­tilidad, pue­des selec­cionar los siguientes métodos pa­ra ser madre

DESPUÉS DEL TRATAMIEN­TO

Es posible conseguir quedarse embaraza­da mediante óvulos o em­briones de donantes

IN VITRO

Se puede realizar incu­bando jun­tos el ovocito con el esper­matozoide o introducien­do uno den­tro de cada óvulo

DONACIÓN DE OVO CITOS

Se realiza un tratamien­to hormonal a la receptora para asegu­rar el reves­t imiento del útero

DONACIÓN EMBRIONES

Se realiza un tratamien­to hormonal para la pre­paración del endometrio, similar al de la donación de óvulos