Decoración purifica tu casa

Decoración purifica tu casa

364
0
Compartir

Sigue estos pasos para desintoxicar tu vivienda así como tu salud y la de tu familia

Haz de tu casa una aliada de tu salud. La mejor estrategia para desintoxicar el cuerpo es vivir en un entorno libre de tóxicos. Sigue estas claves para un hogar más sano.

  1. Ventila

Respirar un aire más sano en casa tie­ne una receta sencilla: ventilar a dia­rio; 20 minutos son suficientes. En los dormitorios, ventila a primera hora de la mañana. En las demás estancias y en invierno, hacia el mediodía, cuan­do el sol calienta más. Y en verano, al atardecer, así se refresca el ambiente.

  1. Más verde

El mejor aliado para purificar el aire son las plantas de interior, algunas ca­paces de filtrar hasta el 90% del mo­nóxido de carbono presente en casa. Cada especie está especializada en absorber unas sustancias volátiles en concreto; y todas oxigenan el ambien­te y regulan la humedad ambiental.

  1. Materiales que respiran en paredes y muebles

En tapicerías, muebles, suelos… usa materiales que actúen como una piel: que protejan las superficies sin cerrar los poros, que resulten agradables al tacto, naturales y muy sanos.

  1. Pinturas libres de tóxicos

Busca pinturas con componentes de origen vegetal y mineral, sustancias biodegradables y respetuosas con la salud. Colorea, Keim, BioRox o Livos son marcas especializadas.

  1. Ropa de casa muy natural para cui­dar y prolongar la salud de tu piel

En cuestión de salud, la ropa que es­tá más en contacto con la piel es la que más influye, como sábanas, toa­llas o pijamas. La etiqueta Öko-tex standard 100 garantiza la ausencia de sustancias nocivas en los productos textiles durante todo su proceso de transformación, hasta llegar al consu­midor final. El lavado es otra fuente de incorporación de sustancias noci­vas. Opta por detergentes naturales, como el jabón de coco y evita los sua­vizantes perfumados.

  1. Alimentos km 0

Hay tres claves: productos de proxi­midad (que no han tenido que viajar miles de km), productos de tempora­da y productos ecológicos. En lo po­sible, dales prioridad.

  1. Potenciadores del sabor

Evita los alimentos muy procesados: incluyen conservantes, edulcoran­tes, potenciadores de sabor… Elige alimentos naturales, tienen un efecto más regenerador.

  1. Cocción lenta

Cocinar a temperatura alta (por ejem­plo fritos y barbacoas ) produce ma­yor pérdida de nutrientes y además se generan sustancias tóxicas. ¡Cocina a fuego lento y con tiempo!

  1. La limpieza semanal

Los productos de limpieza que usa­mos pasan al aire y, al respirar, entran en nuestro cuerpo. Aunque son dosis bajas, acaban produciendo irritación de ojos, piel, alergias o asma. Un estu­dio indica que limpiar una vez a la se­mana con productos de limpieza pue­de ser tan dañino para los pulmones como fumar ¡20 cigarrillos!, especial­mente en mujeres.