Un canto al corazón

32

El amor siempre ha sido un tema complicado, y hoy en día, cuando cada vez es más frecuente que las personas tengan miedo a un compromiso o entablar una relación seria, es un respiro alegre y cálido el encontrar historias que apelan a este fuerte vínculo, pues al final, el amor es el sentimiento más fuerte en esta vida. Nace una estrella, es la opera prima de Bradley Cooper, quien también actúa y protagoniza la cinta junto a la verdadera luminaria y quien se roba todo el espectáculo, la cantante Lady Gaga.

La producción tiene fija su meta, es una historia que apela a llegar directo al corazón de quien la ve, el manejo de emociones y escenas que roban suspiros lo tienen perfectamente bien trabajado. En especial aquellas escenas que contemplan a un peludo amigo canino que sin duda, enamora a todo el que lo ve (por cierto, el perro de la cinta es el perro en la vida real de Bradley Cooper). Además, la química entre los actores y protagonistas, es palpable, real y emocionante, son el amor hecho película, sin duda el hilo principal. El carisma que tiene Lady Gaga en pantalla es increíble y su voz definitivamente da la puntada, pues ella cumple y con creces, y Bradley no se queda atrás, pues el actor encontró una excelente mancuerna para llevar las riendas de la cinta, y su interpretación de un famoso cantante de country en decadencia, le cae a la perfección.

La estrella de la cinta es Lady Gaga, y la película sin duda va más allá de lo planeado, es emocionante, es cursi, y te va a dejar con ganas de enamorarte al salir de la función (esto aplica solo para gente soltera ja, ja, ja), es algo que alegra el corazón y se agradece. Un punto a destacar son las canciones, pues la interpretación de Gaga es excelente y la verdad son pegajosas; se van a quedar con más de una grabada en la mente. Sin duda, Nace una estrella es una excelente recomendación para este fin de semana.